Consejos de una abuelita modernaGente PV

Violencia familiar

La única forma de salvar a nuestro México adorado de tanta violencia es formando una verdadera familia con un real amor, convencimiento, con mucho respeto, prudencia, valores éticos y cívicos.

.

Por un México mejor

.

Cada vez que escuchamos sobre la crisis en todos los aspectos, debido al gran caos provocado por la ambición desmedida con una  sed del poder y venganza por no haber logrado sus cometidos, algunos traidores de nuestra  vejada Nación, están actuando con gran “VIOLENCIA FAMILIAR“, sin importar las terribles consecuencias que le ocasionen a mi adorada Madre Patria, ni a la mayoría de mexicanos que hemos sido esclavizados en forma muy sutil, haciéndonos trabajar para “Extranjeros Poderosos”, con el pretexto de haber creado infinidad de fuentes de trabajo, y así poder llevar a nuestras familias, para tener una vida “digna”….

A mi pobre Madre Patria, con gran ‘VIOLENCIA FAMILIAR”, le han desgarrado lentamente sus entrañas, mientras que esos poderosos monstruos se sienten felices llenando sus cuentas bancarias en países inusitados para convertirse en esos infieles, aceptados en “El Mundo de Exclusivos Enajenados, con Poder y  Riquezas Incontables”… Donde algunos han perdido el juicio y creen que pueden jugar con los hijos de éste desafortunado País y los del enigmático Planeta Tierra, pues son capaces de hasta vender su “alma al diablo” … ¡con tal de demostrar quién es el Ganador que podrá Gobernar a éste enfermizo Planeta!… Que por cierto está cada vez más frágil… suspira (con fuertes ciclones), tiembla (con grandes terremotos), llora (y causa inundaciones y terribles maremotos), tiene un corazón desesperado (que se fractura en forma de abismos y derrumbes hasta en sus partes fuertes) … y su faz avergonzada… ¡está provocando el reventar en sus protuberancias con una lava ardiente que causa pena y gran destrucción!

¿Sabías que con tantos adelantos tecnológicos, también sin que nos demos cuenta nos están orillando continuamente a iniciar en nosotros mismos esa “VIOLENCIA FAMILIAR“?… ¡Con mensajes subliminales para que todos los esclavos hagamos inconscientemente lo que los poderosos comerciantes nos ordenan! Por ejemplo: “Ésta única y maravillosa promoción sólo durará dos minutos o hasta que terminen las 50 ofertas… ¡Llama ya!… ¡Si lo cargas a tu tarjeta (“endemoniada donde nunca podrás liquidar”, porque cada día tienes que pagar más impuestos), te daremos un descuento adicional!” Y muchas veces inconscientemente… ¡Lo pedimos!

Si los esclavos no llegan a tiempo a los trabajos de los extranjeros, les descuentan el día o tienen el peligro de perder ese fabuloso empleo y ya su familia ¡no podrá tener las comodidades acostumbradas, y sus amigos los criticarán (esa es la famosa competencia o egolatría globalizada)!… Y así inicia la famosa “VIOLENCIA FAMILIAR”, que tanto te espanta…

Cuando pierdes la noción de tu verdadero valor de la vida y de tu misión en ella, dándole más importancia a terceros, a tu famoso “trabajo”, o a tu valioso tiempo con el pretexto que lo haces para darle lo mejor a tus seres queridos, olvidando que lo mejor para ellos es tu maravillosa presencia en sus vidas… Cuando logres tus cometidos, tus hijos ya habrán crecido y volado del nido, porque es una verdadera “VIOLENCIA FAMILIAR” (sin ni siquiera gritarles o golpearles) el no estar presente cuando tus seres queridos verdaderamente te necesitan…

Es “VIOLENCIA FAMILIAR”  frente a inocentes el: pelear, gritar, beber, drogarse, discutir, robar, tener sexo, inmiscuirlos en delitos, o que tomen partido entre mamá o papá, matar, etcétera…

Es “VIOLENCIA FAMILIAR” delegar nuestros derechos y deberes a terceros:  Preferir que LOS HIJOS  sean educados por parientes o nanas (algunos meten a sus amigos a casa y los maltratan o amenazan)… O por Papá Gobierno (que les enseña la importancia del sexo en forma grupal, su felicidad y Derechos, sin recordar sus obligaciones) … O por la televisión (con un léxico fatal, sexo y violencia a todas horas) … O por los adelantos tecnológicos (pornografía y amigos cibernéticos)… O los dejan encerrados (y si los padres son alcohólicos, drogadictos, o degenerados, seguirán su ejemplo) … O en completo libertinaje, pues hasta les dan las llaves de su casa para que entren y salgan a su antojo con quien quieran y a donde quieran, convirtiéndolos como en las escuelas: de divinos ángeles terrenales… ¡A (verdaderos monstruos) ser adultos menores con sus derechos irrenunciables jugando a ser unos delincuentes perfectos! O simplemente al verles abandonados, son fáciles presas de los astutos narcotraficantes, y empezarán a vivir una vida de adultos siendo sólo unos infantes desorientados trayendo graves problemas a otras criaturas inexpertas (hijos no deseados, hijos rechazados o asesinados… ¡o hijos vendidos como mercancía!

La única forma de salvar a nuestro México adorado de tanta violencia es formando una verdadera familia con un real amor, convencimiento, con mucho respeto, prudencia, valores éticos y cívicos, y sobre todo una gran responsabilidad para evitar a toda costa la ‘VIOLENCIA FAMILIAR “.

.

Cariñosamente Ana I.