San Martín Tilcajete

Por Humberto Aguilar

.

En la vida ocurren cosas que nos hacen voltear a ver a nuestro suelo mexicano, como ocurrió en la película Coco, producción de Walt Disney que pinta los tiempos cuando los mexicanos rinden culto al Día de los Muertos.

Esa película nos lleva a buscar referencias de dos culturas mesoamericanas que datan según se afirma cinco mil años antes de Cristo, son las culturas mixteca y zapoteca, que fueron las primeras culturas en cultivar la tierra y en descubrir los beneficios del maíz, que según el Popol Vuh revela que Dios hizo al hombre de la masa del maíz, por ser moldeable y poder ser articulado. El Popol Vuh es un libro de origen maya.

La región mixteca se localiza en las montañas de Guerrero, Oaxaca y Puebla, en tanto que la zapoteca su lugar principal fue Oaxaca extendiéndose hasta la zona donde hoy se encuentra la región conurbada de la Ciudad de México con el Estado de México.

En San Martín Tilcajete se crearon los alebrijes, que son figuras de madera pintadas de colores. La creencia general es que cada ser humano de esta zona cuenta con uno de esta especie de animales fantásticos.

Es la familia de Pedro Linares López los creadores de los alebrijes, que son parte de la historia que se narra en Coco.

Ese pueblo se ha convertido en un centro de atracción turística, la producción de alebrijes se vende al público y son actualmente figuras pintadas de colores.

La palabra alebrije tiene su significado, que representa alegría, misterio y pintura.

.

TIEMPOS DE ALEBRIJES

La cultura de los alebrijes se ha tomado en la Ciudad de México como parte de una gran celebración que abarca tanto las fechas de Navidad como las de Semana Santa. El año pasado en el desfile de los alebrijes en el paseo de la Reforma fue una celebración muy significada por la cantidad y calidad de alebrijes gigantes que se diseñaron por familias de la capital azteca.

En Coco las escenas en San Martín Tilcajete sorprendieron a la familia de Pedro Linares, parte de las escenas se tomaron en forma muy discreta, que solo se enteraron al ver la película.

Coco fue la revelación durante la entrega de los Oscars se llevó el premio a la mejor película animada. Se filmaron con mucho respeto las celebraciones en diferentes panteones por el día de muertos, con su gran colorido de flores y escenas que cada año se ven en todo el país.

Los alebrijes, las historias de los mixtecos-zapotecos nos llevan a leer lo que es el desarrollo de las culturas originales de México. Nos hacen entender que somos un país hermoso, de mucha cultura e historia. Con la producción de alebrijes nos motivan a cultivar también estas figuras que ya se ven también en otras ciudades del norte y del centro del país.

En nuestra región de Puerto Vallarta y Bahía de Banderas hay también culturas casi olvidadas. Las historias de los pueblos que se fueron a las montañas para esconderse del salvajismo español durante La Conquista, del salvajismo de Nuño de Guzmán que casi termino con los famoso Indios Bandera.

El presidente Héctor Paniagua ordenó la construcción de tres enormes Indios Bandera, los cuales lucen en la pérgola que distribuye los caminos hacia San Juan de Abajo y hacia Valle de Banderas. Hay historias que se revelan en los libros de la familia Sánchez Melchor. Las familias que huyeron de los españoles crearon los pueblos de La Sierra de Vallejo, así como los pueblos que hoy conocemos en la costa del pacífico como Yelapa, Quimixto y Las Animas que son atractivos para el turismo.

Creo que el historiador de nuestra región debiera investigar esa parte de la historia que se esconde en las montañas.