CiudadJaliscoLocal

Turismo excesivo y pesca ilegal ponen en peligro a Ballenas

Redacción 
Vallarta Opina


Una ballena fue localizada muerta y varada en la arena de una playa cercana a en Santa Cruz de Miramar, Riviera Nayarit, a poco más de 100 kilómetros de Punta Mita, el pasado lunes. Sobre estos hechos las autoridades guardaron mucho silencio, sin dar siquiera a conocer la noticia, pero las fotos que un turista captó y subió a Facebook dieron cuenta a la opinión pública del macabro hallazgo.

Sobre los hechos, el regidor de Puerto Vallarta Saúl López expresó ante la Comisión de Fomento Agropecuario y Pesca que la probable causa de la muerte de la ballena fue que se encontró con una red de pesca colocada ilegalmente entre dos boyas a 400 metros del lugar donde finalmente murió. Advirtió que existen grupos armados por el área y que se dedican a extraer fauna marina de forma irregular, por lo que instó a la actuación de las autoridades.

Apenas el 2 de enero, hace 20 días, fue encontrada otra ballena varada y muerta en Tecuala, Nayarit, que también podría haberse visto afectada por alguna red. Los ecologistas de la bahía advierten que la pesca ilegal o furtiva, combinada con una excesiva observación a distancias muy cercanas de las ballenas, podrían intimidarlas y ponerlas en peligro, al grado de mermar la población que llega a la bahía.

Harán llamado a PROFEPA

Por su parte, el regidor morenista de Puerto Valarta Cecilio López, titular de la Comisión de Fomento Agropecuario, afirmó que hasta el momento no hay peritaje ni causas oficializadas por la muerte de estas dos ballenas, por lo que hará un llamado a la Procuraduría Federal de Protección Ambiental (PROFEPA) para que venga a investigar, ya que estos hechos son muy poco comunes en la región.

“No existe un diagnóstico hasta ahorita de ninguna autoridad, todo es especulación. Pero yo he hablado con pescadores y me dicen que esto no suele pasar, es muy poco común. Puede ser que una ballena venga herida o enferma, puede ser la contaminación de las aguas, no se (…) hay que investigar”, dijo en entrevista con Vallarta Opina.

Lo que sí, afirmó, es que tiene claro que algunas embarcaciones turísticas se acercan demasiado a las ballenas en sus viajes de avistamientos, y aunque es muy poco probable que una ballena ataque a un barco, “tienen un tamaño muy grande y habría que ver si los barcos les hacen algún daño”, señaló.