Obvios resultados

Alejandro Gertz.

.

Por J. Mario R. Fuentes (*)
jomarefu@hotmail.com

.

Sobran pruebas de cómo se fracturó al Estado de Derecho con ineptitudes en las últimas cinco décadas, afortunadamente ahora decrecen, a la par aumenta la confianza ciudadana al escuchar alternativas para una mejor esperanza de vida.

Los responsables de aplicar la ley desoyeron las denuncias, se movieron con cifras maquilladas sobre actos de violencia y seguridad pública, la corrupción e impunidad prevaleció; se especializaron en someter la voluntad popular, en algún momento creyeron oxigenarla, con un procurador a modo y con verdades históricas, sistemas acusatorios inoperantes con puertas de salida multiplicadas para los delincuentes y falta de garantías para las víctimas.

Juicios orales, los cuales solamente han logrado beneficios para los delincuentes con más derechos que las víctimas de los delitos, juicios prolongados sin que nadie se atreva a reparar los daños, las componendas con jueces abundan; enfrentar a estos ineptos representantes de la ley es alejarlos de sus procedimientos corruptos.

Por fortuna se aprietan las tuercas del Estado de Derecho con el único fin de otorgar a los mexicanos la justicia olvidada. Es necesario recordar unos pasajes de la Cartilla Moral a los servidores públicos y empresarios vencidos por la corrupción, esa enorme contribución escrita hace más de 50 años por don Alfonso Reyes, ahí se diseñó la ruta para la vida del individuo libre en comunidad. Podemos figurarnos la moral como una Constitución no escrita, cuyos preceptos son de validez universal para todos los pueblos y para todos los hombres. Tales preceptos tienen por objeto asegurar el cumplimiento del bien, encaminando a este fin nuestra conducta.

Con la elección del Fiscal General de la República, el doctor Alejandro Gertz Manero, se piensa que habrá más atención a los asuntos en materia de aplicación de justicia en todos los ámbitos, desde hoy y hasta los próximos nueve años cuando concluya su gestión. Ya están las investigaciones en marcha a la que se une la irreparable pérdida de vidas en Tlahuelilpan en el estado de Hidalgo, a raíz de la explosión de un ducto de Pemex.

Es inaplazable crear conciencia social en la lucha contra la corrupción, no se puede permitir que los hogares de los mexicanos más pobres se continúen enlutando, rescatar partes de la Cartilla Moral considerada como la versión mexicana de la cultura universal, así como otros conceptos darán fuerza al proyecto renovador iniciado por esta administración federal; basta de ver sufrir a la población más humilde.

Respetar las leyes, fundamental. La encíclica Pacem in Terris del vicario de Cristo Juan XXIII,  citada en la carta encíclica Evangelium Vitæ del Papa Juan Pablo II, en su momento, tiene una interesante dirección en favor del respeto a las leyes y la validez de éstas:

“Aquellos magistrados que no reconozcan los derechos del hombre o los atropellen, no sólo faltan ellos mismos a su deber, sino que carece de obligatoriedad lo que ellos prescriban… La autoridad es postulada por el orden moral y deriva de Dios. Por lo tanto, si las leyes o preceptos de los gobernantes estuvieran en contradicción con aquel orden y, consiguientemente, en contradicción con la voluntad de Dios, no tendrían fuerza para obligar en conciencia… más aún, en tal caso, la autoridad dejaría de ser tal y degeneraría en abuso.

Esta es una clara enseñanza de santo Tomás de Aquino, que entre otras cosas escribe: La ley humana es tal en cuanto está conforme con la recta razón y, por tanto, deriva de la ley eterna. En cambio, cuando una ley está en contraste con la razón, se la denomina ley inicua; sin embargo, en este caso deja de ser ley y se convierte más bien en un acto de violencia… Toda ley puesta por los hombres tiene razón de ley en cuanto deriva de la ley natural. Por el contrario, si contradice en cualquier cosa a la ley natural, entonces no será ley sino corrupción de la ley“(n. 71-72).[3]

Un texto eclesiástico con la dirección exacta, términos puntuales con una limpieza sorprendente. Los actos iniciados por la administración de López Obrador, desde donde se les vea son titánicos, lo interesante, y por ello cité parte de “Pacem in Terris”, será irremediable que en ese proceso, nadie por poderoso que sea o parezca quedará al margen de la justicia.

Los mexicanos, en general dimensionan el planteamiento de rescatar los bienes nacionales en una propuesta exitosa que inicia con el mandato presidencial lopezobradorista, los juicios expresados son cautelosos y de beneficio para la sociedad, no hay duda. La búsqueda de bienestar de las clases sociales más golpeadas por la corrupción tendrá una recuperación gradual constante. El momento es difícil, cambiar la mentalidad añeja de tropezones económicos y corruptelas serán arrancados de raíz.

Lo básico es que nace una conciencia nacional. Estados Unidos con su mitómano mandatario Donald Trump se mueve con sus acostumbradas mentiras basadas en crear miedos a sus vecinos, el crecimiento económico de México no se ve fácil aunque López Obrador ha dicho enfático, contra los pronósticos del FMI:

“Con datos digo que se ha apreciado el peso en estos 46 días como en 4 o 5 por ciento. No quiero echar las campanas al vuelo, pero ha ido fortaleciéndose el peso y es una buena señal, la Bolsa se ha mantenido estable”.

.

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país,  21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República, catedrático de la Universidad de la Vera-Cruz.