Razones y razonamientos

Por Humberto Aguilar

.

Posiblemente a muchos de ustedes no les interese o no comprendan los motivos que tiene Andrés Manuel López Obrador para no pronunciarse, como se lo piden, en contra del gobierno venezolano que encabeza Nicolás Maduro.

En estos días Nicolás Maduro es considerado un gobernante cruel y salvaje, hace no pocos años Venezuela fue uno de los países más prósperos y ricos de América, sus reservas de petróleo inmensos colocaron a este país en una posición económica superior a la de todos los países latinos del continente, incluso por arriba de México.

La ciudad de Caracas, moderna y próspera, fue una de las capitales más modernas de América. Sin embargo la llegada de Hugo Chávez le cambió totalmente la cara, se alió a un totalitarismo como gobernante. Estatizó las principales empresas, incluso diarios y televisión. A la muerte de Hugo Chávez, Nicolás Maduro se quedó con el gobierno, actualmente se viven horas de terror, en todos los países de América están en su contra, pero sólo México se niega a desconocerlo como gobernante.

Esto tiene una razón, se llama respetar la doctrina de Genaro Estrada, la cual manifiesta negarse a manifestar si un gobierno es legítimo o ilegítimo, especialmente si éste proviene de movimientos revolucionarios. La doctrina de Genaro Estrada fue creada el 27 de septiembre de 1930, tiempos en los que en España se debatía una revolución iniciada por Francisco Franco. Esta lucha dividió a los países de Europa y de América cuando se trató de reconocer o desconocer a Francisco Franco que por cuarenta años gobernaría a la Madre Patria.

La “Doctrina Estrada” tiene su origen en el texto de Benito Juárez: “El respeto al derecho ajeno, es la paz”. La referencia a lo que ocurre en estos momentos en Venezuela tiene su razón de ser, Donald Trump determinó oponerse al gobierno de Nicolás Maduro, apoya a los opositores. Todos los países del cono sur también apoyan romper toda relación con Venezuela, menos Uruguay y Bolivia.

Del cono norte Cuba y México apoyan a Nicolás Maduro. El punto es que se puede detonar una gran guerra sobre todos si Norte América decide invadir militarmente a Venezuela, en cuya defensa se encuentra ese gran enemigo que es la Rusia, de Vladimir Putin.

En México podrá haber grupos políticos que estén en contra de Venezuela, solo que Andrés Manuel tiene a su favor a la mayoría de los mexicanos. Los que están a favor o en contra desconocen los motivos de Andrés Manuel, fundamentados especialmente en la doctrina de Genaro Estrada, que fue el secretario de Relaciones Exteriores durante el gobierno de Pascual Ortiz Rubio, que por ese tiempo en nuestro país se ejercía el maximato de Plutarco Elías Calles, quien determinaba al gobernante oficial como presidente de México.

A Pascual Ortiz Rubio se le conoció con el mote de “El Nopalito”. Él mismo llegó a preguntar “¿Por qué me dirán Nopalito?”. En 1932, tras dos años de gobierno, Plutarco Elías Calles lo obligó a renunciar, nombrándose presidente de México al que era gobernador de Baja California Norte, Abelardo L. Rodríguez, quién por aquel tiempo creaba en Tijuana lo que pudo ser Las Vegas, con apoyo de las mafias norteamericanas. Ante tal peligro, el presidente Lázaro Cárdenas lo nombró el primer director general de Petromex, ahora Pemex.

Como ven, la historia de México es bastante abundante en detalles que ahora quizá ya se han olvidado, por ese motivo traemos a ustedes la doctrina de Genaro Estrada.