Resaltan trabajo de policías, tras incidente en una escuela

IMAGEN DE la detención del desequilibrado sujeto.

.

  • Profesor Juan Carlos Ramírez Ocampo, expuso en entrevista la inesperada emergencia que vivieron maestros, alumnos y padres de familia el jueves pasado.

.

Por Eugenio Ortiz Carreño
Riviera Nayarit

.

El profesor Juan Carlos Ramírez Ocampo, director del Colegio Hispanoamericano, con 17 años de operar en la zona de Tondoroque, hizo un reconocimiento a las autoridades policiacas y militares que actuaron coordinadamente para evitar una tragedia de impredecibles consecuencias y calificó su actuación de “excelente”.

Pese a la presión vivida un día antes, el profesor acepta la entrevista en su propia oficina del colegio, para señalar que “fue un incidente atípico”. Reconoció que el suceso provocó que todos quedaran impactados, tanto maestros y alumnos, como padres de familia, y consideró que es tan atípico, que trascendió como noticia a nivel nacional.

“Esto es algo que común mente en  todo México no sucede, entonces si es alto atípico, la verdad. Para el Colegio vamos a tener que tomar medidas de seguridad, siempre las hemos tomado, siempre permanece cerrado el colegio, y quien va a ingresar tiene que tocar el timbre para identificarse, le preguntamos qué asunto tiene, y una vez que lo interrogamos se le permite el acceso”.

“Mantenemos todo el tiempo todo cerrado, y para entregar incluso a los niños, si no son los papás no los  entregamos, si viene alguien externo y el papá nos autorizó que lo entreguemos, si esa persona, así sea hermano del papá, si no trae identificación, tampoco lo entregamos aunque nos hayan autorizado los papás. Entonces en  ese sentido siempre hemos trabajado, los maestros y el personal de apoyo que tenemos aquí tiene las instrucciones para hacer lo propio”.

Sin embargo, reconoce que en esta ocasión pues “nos tomó de sorpresa totalmente, estaban los alumnos de secundaria en clases, los de preescolar también, los de primaria son los que estaban en la hora de receso y estaban concentrados los alumnos y maestros desayunando en el área de la cafetería, de la cocina del colegio y todo sucedió muy rápido”.

Relató que “esta persona al parecer iba caminando por la calle y de pronto escaló la barda y nadie se dio cuenta, porque estaban concentrados todos desayunando. Estaban dos niños que trajeron comida de su casa en la cancha pero estaban de espaldas, como fue muy rápido no se dieron cuenta, hasta que ya lo estaba tomando de rehén…”

“Lo tomó de rehén con una lámina o espátula, con eso lo amenazó y se lo llevó al área de administración, ahí tomó de rehén a la licenciada Claudia que es la administradora del Colegio, posteriormente se dirigió a la cocina donde estaban congregados todos, los hizo que se replegaran, que se metieran todos dentro de la cocina y empezó a hacer una lista de peticiones”.

“Antes de hacer esa lista de peticiones contactó a su hija, la hija le comentaba algo de su carro, al parecer el señor es mecánico. El señor estaba muy molesto y le dijo que no le interesaba eso y ordenó que escuchara lo que le tenía que decir. Pero la hija se molestó con él, porque no sabían ni donde estaba y le colgó y quedó registrado el número y así pudimos contactar nuevamente con la hija, que nos dijo que nos iba a proporcionar nombre y todo de su mamá”.

“Nos lo proporcionó, fue la policía municipal por ella, en este inter obviamente ya se le había marcado al 911, ya estaba aquí la policía municipal, vinieron la verdad con mucha eficiencia, vino el Ejército Mexicano, vino la Secretaría de Marina, vino la policía estatal, todos se congregaron; yo estaba con las maestras de preescolar cuando recibí una llamada de una maestra y me dijo: maestro venga a la cocina, se necesita, pero yo estaba ajeno, no sabia que esta  persona ya estaba adentro ni mucho menos”.

“Fui a tratar de negociar con él, me dijo de manera verbal sus  peticiones que quería 200 litros de gasolina, que quería incendiar dos gasolineras, que quería el gerente de Telcel de aquí de Mezcales y el de Vallarta; y un montón de peticiones que estaba haciendo. Traté de persuadirlo; en eso dos elementos de la policía municipal se introdujeron. Obviamente iban armados, esta persona se puso más nervioso y le pedí a los agentes que salieran”.

Entonces se salieron y entró una persona de la Marina y específicamente y fue quien trató de dialogar con él, y de persuadirlo. “Lo hizo que se tirara boca abajo también, le dijo que quería las pistolas de los dos agentes que habían salido. Posteriormente esta persona de la Marina salió, le dijo a los policías, que les prestaran sus pistolas, que le quitaran los tiros con los cargadores, pero vacío, para tranquilizar a este sujeto, y así se hizo, y de ahi en adelante ellos me dijeron que me mantuviera al margen y que ellos se iban a encargar de la situación, para resolverla de la mejor manera y gracias a Dios  afortunadamente no pasó a mayores, no hubo lesionados, todos a salvo, estamos todavía impactados pero contentos por un lado porque todo se resolvió bien…”

En cuanto a la actitud de los padres de familia, reconoció que “estamos impresionados por el apoyo que nos han brindado, están conscientes de la situación, saben que nosotros somos personas responsables que obviamente desde que los niños ingresan al Colegio están bajo nuestra responsabilidad, estamos conscientes de ello, y nos conocen perfectamente gracias a Dios, y por eso hemos recibido todo el apoyo y todo el respaldo”.

“La verdad que estoy muy agradecido con ellos, al igual la valentía de las maestras que tuvieron como rehenes, en ningún momento tuvieron pánico o hicieron algo incorrecto para que el sujeto actuara de mala manera y sucediera una tragedia. Entonces, la verdad es que mis respetos para las maestras y los maestros que estuvieron involucrados y para todos los niveles de gobierno, la verdad es que se coordinaron muy bien”.

En cuanto al agresor, comentó que obviamente se trata de una persona desquiciada, es una persona que tiene ya algunos años consumiendo drogas, “creo que la esposa lo abandonó, y profundizó en el abusó más en el uso de las drogas, porque nosotros le ofrecimos dinero y no aceptó, no tenía nada claro, no se pero pedía droga, pidió cerveza, se le llevó cerveza, obviamente droga no y cuando se estaba tomando una cerveza simuló un niño que estaba enfermo y que alguien de la policía del Estado, el coordinador, se acercó y le dijo que él era doctor, con esa  excusa se le acercó más y cuando le tomó a la cerveza, tuvo oportunidad de someterlo”.

Anteriormente pidió intercambiar seis niños, por cuatro policías, y estaban cuatro policías desarmados ahí cerca y en cuanto inició el sometimiento apoyaron al comandante de la Estatal, al “presunto doctor”, que al parecer es el coordinador de la policía turística. Mis respetos para ellos, hicieron un excelente trabajo.

Finalmente comentó que esto indica que todos debemos cuidarnos, porque “estamos viviendo una situación de violencia en todo el país, la verdad estamos todos expuestos, yo jamás pensé que nos fuera a suceder una situación como la que acabamos de vivir, y obviamente  estamos expuestos civiles, escuelas y negocios y todo”.

Insistió que ésto es algo muy inusual y aclaró que “no fue por negligencia ni mucho menos, nosotros estamos conscientes, y obviamente asumimos toda la responsabilidad como autoridad del colegio y se puede ver que la barda es suficientemente alta, pero esta persona es de complexión delgada, alta y la saltó con facilidad”.