Súper Bowl LIII, el de peor rating de tv en 10 años

Para el lanzador Tom Brady, la noche del domingo no fue su mejor actuación en un Super Bowl.

.

  •  Las defensivas ganan campeonatos, pero pierden seguidores; el juego de Patriotas contra Carneros tuvo una audiencia promedio de 103.30 millones de espectadores.

.

Agencias
Estados Unidos

.

En el Super Bowl con el menor puntaje en la historia, los ratings de televisión se desplomaron como los anhelos de los Rams, con una audiencia promedio de 103.30 millones de espectadores, la audiencia más baja en los últimos 10 años.

El partido que solo incluyó un touchdown hasta el último cuarto por parte de los Pats, alcanzó su punto más alto entre las 21:30 y 22:00 horas del Este de Estados Unidos cuando una pizca de drama apareció en el Mercedes Benz Stadium. El Super Bowl LIII tuvo en ese momento 47.3 puntos de rating.

El Super Bowl XLIII en 2009 fue la última vez que el juego promedió menos de 100 millones de espectadores. En ese partido los Steelers consiguieron su sexto trofeo Vince Lombardi al vencer a los Cardinals.

Los Patriots consiguieron su sexto campeonato, el segundo en los últimos tres años, algo que empieza a cansar al resto de los aficionados de la NFL por lo monótono que se volvió ver a Tom Brady y compañía, festejar.

También es un descenso del 5.2 por ciento en las calificaciones del juego del año pasado entre los Patriots y los Eagles en Minneapolis.

Los cinco Super Bowls mejor calificados, según Deadline.com, fueron Super Bowl XLIX (49.7), Super Bowl 50 (49.0), Super Bowl LI (48.8), Super Bowl XLVII (48.1) y Super Bowl XLV (47.9).

.

SEXTA CORONA

En el Super Bowl que rompió con toda lógica, lo más coherente de todo el encuentro terminó por ser el resultado final.

Y es que es de lo más común en la NFL moderna ver a los Patriots de Nueva Inglaterra y a la dupla Bill Belichick-Tom Brady guiar al equipo a una victoria en el juego grande, ahora ya por sexta ocasión al derrotar 13-3 a los Rams de Los Ángeles en Atlanta, y así igualar a los Steelers de Pittsburgh como la franquicia más ganadora de Super Bowls.

Ahora quizá la estrategia de Belichick tuvo más peso en el resultado final que lo que Brady hizo en todo el encuentro.

El plan de juego del entrenador en jefe de los Patriots logró neutralizar al de su contraparte, Sean McVay, pues la defensiva de los Patriots pudo secar a una de las ofensivas más explosivas de la Liga.

Nueva Inglaterra le permitió 260 yardas totales y sólo tres puntos a un equipo que en la temporada regular promedió 421.1 yardas y 32.9 puntos por encuentro, forzándolos a despejar en nueve de sus primeras 10 posesiones.

Sin embargo, ya sea la magia o el colmillo que los Patriots le invierten a este tipo de juegos tuvo más peso que una de las nuevas sensaciones de la Liga.

El encuentro en el Mercedes-Benz Stadium estuvo alejado de toda expectativa y con aciertos defensivos por ambos lados, al grado de que este terminó por ser el Super Bowl con menos puntos combinados con 16, muy atrás de los 21 para los cuales se combinaron los Dolphins de Miami y los Redskins de Washington en el Super Bowl VII.

Para Tom Brady no fue su mejor actuación en un Super Bowl; de hecho, por primera vez en sus nueve apariciones en esta instancia terminó con más intercepciones que pases de anotación, una contra cero, pero conectó en momentos clave con Julian Edelman -quien terminó como el Más Valioso gracias a sus 141 yardas por recepción- y sobre la mitad del último cuarto con Rob Gronkowski, en la jugada que precedió al acarreo de anotación de dos yardas de Sony Michel.