Gente PVRed Interna

Mi verdadero y gran amor

Fue el 27 de enero de 1979 cuando nos casamos en Chihuahua, Chihuahua.

.

Por Humberto Famanía Ortega

.

Qué satisfacción haber tenido el privilegio de celebrar nuestro aniversario de matrimonio número 40 Mary Elena y yo, gracias a la excelente organización de mi adorada hija Maryta. Lo más importante, dar gracias a Dios y a nuestra Morena del Alma la Virgen de Guadalupe en su templo en el corazón Puerto Vallarta Jalisco dedicado a su veneración.

Mi agradecimiento a los Pbros. Saúl Vicente Cortes y Miguel Agustín Estrada, extraordinarios amigos y ex condiscípulos del seminario de la Diócesis de Tepic, ambos concelebraron la misa de acción de gracias y sus palabras fueron de mucho aliento. Apreciamos con todo nuestro corazón hayan asistido a esta hermosa ceremonia llena de amor a Dios.

.

Homenaje al matrimonio

En esta opinión quiero rendir un sincero homenaje al sagrado matrimonio donde nos hemos entregado con devoción para lograr la estabilidad requerida para la formación de una familia bien integrada, aunque sea pequeña. Para este relato en las siguientes líneas comparto un hermoso recuerdo desde nuestro noviazgo hasta el logro de formar un matrimonio que cada día se consolida más, simplemente porque deseamos la felicidad a pesar de ciertas vicisitudes de la vida que son naturales.

Cuando siempre conservas el respeto y la aceptación mutua de nuestros defectos, las virtudes crecen y es cuando se logra la estabilidad emocional.

.

Así empezó todo

Conocí a Mary Elena un sábado por la tarde en esta tierra prodigiosa en el hotel donde se hospedó por el año de 1971, me encontraba realizando una auditoria, cursaba el tercer año de mi carrera de Contaduría Publica. Desde que la vi, me flechó, su conversación y su belleza me cautivaron, pero sobre todo su sencillez. La invité a salir al otro día y me dijo: “¿Por qué no vamos a misa a esa iglesia tan hermosa que luce una corona tan original?”; le contesté de inmediato que con mucho gusto.

Estuvimos en misa, la observé muy profundamente, visualicé nuestro matrimonio, la acababa de conocer, pero broté en mi un sentimiento muy profundo de amor, le pedí a mi Morena del alma nos bendijera para lograr una buena amistad y después un hermoso noviazgo.

Durante la plática que sostuvimos después de la visita al templo, le dije que un día me iba a casar con ella, que muy pronto la visitaría en su ciudad natal en Chihuahua Chihuahua. La verdad no tenía mucho que ofrecerle, pero esto sirvió de acicate para tener mi propio despacho contable, y lo logré antes de graduarme, y trabajé para que muy pronto se cumpliera el deseo de tenerla como mi esposa.

.

Amor a la distancia

Nuestro noviazgo fue de cartas de amor y llamadas frecuentes por teléfono, la visité 3 veces, ella vino al matrimonio de mi hermana Pita acompañada con su mamá, nuestros planes eran casarnos en 1975. Me sentía feliz de que fuéramos formalizando nuestra relación, tuve la dicha que mi padre la conociera, le encantó mi bella guerita, me sentía feliz al sentirla a mi lado.

.

Un suceso inesperado

Mi padre en diciembre de 1974 empezó a tener problemas de salud y se fue deteriorando, yo lo amaba profundamente, en enero 6 de 1975 falleció en Guadalajara Jalisco, tenía la ilusión que conociera mi oficina con muebles nuevos, me preparaba a formar un hogar con Mary, pero a raíz de su muerte cambiaron los planes, me fui a la Ciudad de México para poder ingresar a Aduanas y rendirle un homenaje siguiendo sus pasos, yo estaba recién graduado en 1973 y me fue muy difícil ingresar, a ese trabajo federal se opuso el líder de este gremio aduanero simplemente porque le reclamé su falta de solidaridad con mi padre.

Seguí luchando, me preparé para hacer exámenes para Visitador de Aduanas, los aprobé con buenas calificaciones, pero este hombre se opuso a mi ingreso. Opté por trabajar al lado de un prominente abogado amigo de mi padre, el Dr. Raúl Cervantes Ahumada, de él obtuve el conocimiento y experiencia.

.

Tiempos difíciles

Fueron tiempos difíciles, pero de mucho aprendizaje, mi bella novia comprendió del cambio de planes y de alguna forma hubo un distanciamiento, sufrí mucho la muerte de mi padre y estaba muy confundido porque no logré el cometido, me sentía defraudado, todo un profesional y nada. Paso un tiempo y seguimos carteándonos, mi amor iba en aumento, una vez más me di cuenta de que no tenía nada que ofrecerle, me desesperé y reflexioné, no puedo hacerle ilusiones, y duramos un tiempo sin comunicación, lo confieso, nunca deje de amarla.

Ya para 1976 regresé a Puerto Vallarta a hacer unos trabajos fiscales con clientes que tenía, y decidí incursionar en la política. En 1977 me invitaron a participar como delegado de turismo, mucho me sirvió este puesto, le puse las ganas suficientes para lograr la confianza de quienes me nombraron y empecé a obtener equilibrio económico, ahora estaba listo para buscar a mi güerita del alma y pedirla en matrimonio.

.

Retomar el rumbo

Fue en 1978 cuando le llamé sin saber la situación sentimental de Mary, la verdad la amaba con todo mi ser, y le dije, “ahora si quiero me aceptes como esposo, eres el amor de mi vida”. Accedió y de inmediato fui a Chihuahua y le entregué el anillo de compromiso en agosto de ese mismo año, ya que salía a un viaje a España llevando la representación del Secretario de Turismo a una feria de gastronomía reconocida mundialmente de la Fideua a Valencia, obteniendo una honrosa presea. También aprovechamos para promocionar México ya que se acababa de reanudar las relaciones diplomáticas con ese gran País.

.

El matrimonio

A mi regreso fui con mi madre a pedirla en matrimonio, y fue el 27 de enero de 1979 cuando nos casamos en Chihuahua, Chihuahua, con un clima frío pero lleno de mucho calor sentimental, gracias a Dios nuestro sueño se cumplió.

La felicidad fue completa cuando arribo mi pequeña hija Maryta el 25 de julio de 1980, alegría inmensa vino a dar luz y más amor a nuestro hogar. Mi esposa se entregó totalmente a las labores del hogar y a la formación de mi orgullo, que hasta la fecha nos ha dado grandes satisfacciones, nuestra felicidad se vio aumentada con el matrimonio de mi hija con Alberto y con el arribo de dos nietas Maya y Leonor, mis orgullitos. Cuando se vive con alegría las penas se disipan, durante este trayecto de vida han pasado tantas cosas que han servido de acicate para seguir caminando por los senderos del aprendizaje del vivir en paz y armonía.

Siempre juntos con mi familia hemos logrado seguir amándonos y respetándonos, buscando servir incondicionalmente a la sociedad donde nos desarrollamos, tratando de trascender para lograr justificar nuestra existencia. Estoy consciente de que cada día que pasa es un día menos en nuestra vida terrenal, es por eso que debemos sentirnos agradecidos con el Creador que nos da la oportunidad de vivir a plenitud, y está en nosotros el ser felices. He comprendido a través del tiempo que cuando se camina junto a la familia que formaste, se aprecia la vida en su exacta dimensión. Gracias mi Dios por darme esta esposa tan maravillosa mi Mary Elena del alma y una hija ejemplar y amorosa Maryta, fuera de serie.

.

-.Le pido a Dios formar parte en la reconstrucción de su reino, fortaleciendo primero a la familia como nuestro eje principal, bajo un clima donde consolidemos el amor para el logro de una sana relación entre todos los seres humanos.-