Gente PVLetras Sahumerias

Historicidad humana

No se trata de exigir moral, sino que el político funcione bien como político.

.

Por Marisú Ramírez

.

Para don Fernando Savater, uno de los educadores más importantes del siglo pasado con vigencia filosófica actual, el humanismo esta fuera de moda, relegado y con intensa fuerza trata de reencontrar el camino.

Parece interesante esta posición desde una visión ideológica. Para los conocedores de esta fase del comportamiento humano es importante dimensionar el proceso de este humanismo un tanto deteriorado por las condiciones presentes. “En 500 años todos los instrumentos que actualmente nos apasionan como los smartphone, probablemente sean vistos como hoy nosotros vemos los juegos de pelota de la prehistoria”, ha señalado el destacado pensador español Savater.

El ser humano cuando entra en contacto con la historia se transforma en un ser creativo, en sentido contrario se confunde al no comprender su papel en la vida. El humanismo ha sufrido el embate de este desenvolvimiento con aspectos diferentes, según se le interprete, no existen dos tipos de historia, es una sola con falsas interpretaciones.

Para aclarar este aspecto y otros en los que incursiona el humanismo y el humano actual, el pensador español en “Filosofía de la Educación y la Política” ha sentenciado: “Las páginas de reflexión sobre la vida, sentimientos, poesía y literatura; ésas siguen siendo posibles perlas, y es necesario que defendamos el humanismo porque eso es lo que va a quedar. La ciencia seguirá evolucionando, va a pasar, incluso en algunos siglos con un poco de condescendencia humorística, pero en cambio la reflexión y el pensamiento seguirán vigentes”.

El asunto preocupa a las formaciones sociales en todas las latitudes, tal es el caso de la propuesta del político, novelista y filósofo francés; iniciador del existencialismo Jean Paul Sartre, además de haber recibido el Premio Novel de Literatura (1964) este enorme pensador contribuyó al impulsar el desarrollo del ser humano en la práctica del humanismo, dejó claro que para transformar a la sociedad primero se debe experimentar está en nosotros mismos, convertirnos en protagonistas de nuestra vida, la clave es la autorreflexión.

La participación en asuntos de Política de Estado, desde la ideología e idiosincrasia debe existir con plena conciencia que es desde los ciudadanos, no viene de fuera esa posibilidad, puede pensarse que se sustituye con otros, no es así, la sociedad es la principal protagonista, en todo espacio y nación. Esto es, los habitantes de una nación en el contexto humanista no pueden exigir moralidad a sus gobernantes, se debe elegir a los íntegros y que lo han demostrado con sus actos.

Estar atentos es básico en este mundo cambiante, las equivocaciones cuestan demasiado, en el ámbito moral tal como lo menciona Savater “La moral —en el sentido democrático— se basa en el funcionamiento adecuado de sus instituciones… La moral busca mejores personas y la política mejores instituciones.”

Esto en otros términos permite distinguir bases morales en las formaciones democráticas en los ámbitos del desenvolvimiento de la legalidad y humanismo. La ley, es entonces, soporte del comportamiento democrático en búsqueda de la igualdad, los historiadores señalaron el camino, en esta época se ha distorsionado al dejar en manos de pocos la conducción que corresponde a toda la sociedad, la ley es la pauta moral de la democracia; el cumplimiento de la ley, ése es el verdadero fundamento moral.

Al citar algunas de las tesis del pensador español Fernando Savater, permite distinguir las responsabilidades que deben observar los políticos a nivel mundial, en palabras del destacado político y educador: “A un político se le debe exigir que se mantenga íntegro y no se contamine con la corrupción”…

Se le tiene que exigir que cumpla las leyes, que persiga los objetivos para los cuales ha sido elegido, que se mantenga íntegro y no se contamine con la corrupción, una corrupción de orden económico, de abuso de poder. Eso es lo que hay que exigir; no se trata de exigir moral, sino que el político funcione bien como político.” masryram@msn.com