Gente PVPercepciones

La paciencia es tu mejor herramienta

Piensa que la paciencia es un músculo, entre más la desarrolles, más tardarás en desesperarte, y mejores resultados obtendrás en todos los ámbitos de tu vida.

.

Por Roberto Franco Briones
Consultoría en Imagen Pública ICONOS

.

“La paciencia no es simplemente la capacidad de esperar, es cómo nos comportamos mientras esperamos”. Joyce Meyer

No, no es fácil tener paciencia, de hecho es una de las cosas que a mí personalmente me han costado mucho trabajo. Desesperarse o alterarse resulta más fácil (por alguna razón) que respirar profundamente e intentar tranquilizarse.

Sin embargo, es algo que debemos ejercitar en beneficio de nuestras relaciones familiares, sociales y profesionales, pues muchas veces, sin darnos cuenta, empezamos a actuar de forma poco racional, mostrando ansiedades que pueden ir desde desquitarse con la persona que tienes enfrente, hasta hablar muy rápido, sudar, gritar, sonreír demasiado, e incluso gritar.

Cualquiera de las acciones anteriores demuestra inseguridades y pueden ser interpretadas de formas equivocadas por tu interlocutor, ocasionando que no te den el trabajo que deseas o que termines peleado con tus amigos. Todo por no saber controlarte.

En este momento algunos deben pensar que no pasa nada si se salen de sus casillas, pero tristemente sí. Vivimos en un mundo en donde nuestro día transcurre tan rápido y estamos tan metidos en nuestros problemas, que los otros no están pensando en tu humor o lo mal que la estás pasando, sólo asimilan los estímulos que lanzas en ese momento en que hablaron contigo o te voltearon a ver rápidamente, quedándose con una buena o mala percepción sobre ti.

El cerebro está hecho para comprender la información de nuestro entorno de forma prácticamente instantánea, pues relaciona las situaciones con otras que ya habías vivido con anterioridad. Es por esto que al ver un espectacular, tu cabeza lo comprende casi casi sin pensarlo, ¡exactamente lo mismo sucede con las personas!

Por ello, cuando sientas que estás demasiado estresado, nervioso o enojado, es recomendable que respires lo más profundo que puedas y repitas varias veces. Porque básicamente casi todo es producto de que el cerebro se desoxigena.

Piensa que la paciencia es un músculo, entre más la desarrolles, más tardarás en desesperarte, y mejores resultados obtendrás en todos los ámbitos de tu vida.

.

Roberto Franco Briones
Consultoría en Imagen Pública ICONOS
Tel. (55) 6360 4389
www.consultoriaiconos.com