Sordo, ciego e inmaduro

Nicolás Maduro.

.

Por J. Mario R. Fuentes (*)
jomarefu@hotmail.com

.

Para nadie es ajena la cólera del inquilino de la Casa Blanca en relación a la crisis venezolana y la posición de México ante ese conflicto. Se mueven las pasiones las cuales pondrían en peligro convenios económicos en proceso así como una posible intervención militar.

El equilibrio de fuerzas internacionales presenta un dilema en este momento, mientras más del 87 por ciento de la población venezolana carece de los satisfactores básicos. En este contexto causan risa las declaraciones del mandatario Nicolás Maduro; La nación venezolana está en crisis desde hace mucho tiempo, no inició hoy y lo sabe perfectamente, ahora quiere palear culpas, México imparcial con su buena voluntad, pone en riesgo.

La declaración reciente del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence fue contundente:

“No puede haber espectadores en la lucha por la libertad de Venezuela. EU llama a cada una de las naciones amantes de la libertad en este hemisferio incluyendo México, Uruguay y las naciones del Caribe oriental a unirse a nosotros en reconocer al Presidente interino Juan Guaidó”.

A México no se le ha olvidado el manotazo que le dio Nicolás Maduro al asentar que nuestra nación injuriaba su democracia, cuando el mundo tiene una opinión sumamente negativa hacia su gobierno golpista, decenas de difuntos en las calles, personas en cárceles, bloqueo a la asistencia internacional y amenazas contra todos los que protestan contra su forma de gobernar sufren las consecuencias, es difícil asimilar el secuestro de nuestro compatriota periodista Jorge Ramos.

Inconcebible el pataleo de Maduro. Llegar al secuestro de todos los colaboradores y equipo de  un comunicador quien solamente cumplía con su trabajo para Univisión, acaso el miedo del mandatario venezolano le lleva a cometer todo tipo de atrocidades sin reparar en los daños causados o realmente está fuera de razón.

A sus 56 años Nicolás Maduro ha demostrado falta de respeto a su pueblo, al mundo y a los medios de comunicación, no escucha las demandas reprime con todo el peso de la fuerza del Estado; una de tantas protestas registradas no hace mucho tiempo en las calles del municipio de Chacao, llegó a  conmocionar  las redes sociales al saberse de la muerte de un niño de 17 años al recibir una bomba lacrimógena en su pecho además del reporte de varios decesos y lesionados. Opositores o no deben ser atendidos no reprimidos.

Nadie duda del sufrimiento de los ciudadanos venezolanos y de esa importante nación, una de las más ricas del continente por su abundante petróleo esta con un pie en el abismo. Cada vez es más violenta a respuesta del gobierno, México desde su imparcialidad y el mundo ven con preocupación este asunto, el opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela  y sus seguidores consideran prioridad la salud y alimentación mientras Nicolás Maduro no sale de su necedad de mantenerse en el gobierno olvidando las necesidades prioritarias que deben ser atendidas de inmediato.

El reclamo contra Nicolás Maduro parece incluir a millones de ciudadanos venezolanos ahora enfrentados a una cerrazón que ha demostrado intolerancia  por mantenerse en el poder, mientras por otro lado está la necesidad de las mayorías. Todavía está en el ambiente el ardid de crear una nueva Constitución en medio de la represión donde nadie que se oponga al presidente en turno. Además esa conformación la designaría el partido gobernante, lo cual lleva directamente a un punto de quiebra y al autoritarismo total demostrado.

Desafortunadamente nuestros hermanos venezolanos están en estos momentos lejos de equilibrar de forma armónica su felicidad y en busca del anhelado ambiente de una mejor vida; parece que sentirse mejor está lejano para ellos por todos los desequilibrios de un gobernante sin conciencia humana, solamente ve autómatas.

La sociedad venezolana está al filo de la navaja, la ayuda humanitaria interrumpida es motivo de enojo para la comunidad internacional, el presidente Nicolás Maduro se mantiene firme mientras su pueblo clama por buscar soluciones viables, ya no es solamente un clamor en Venezuela, es el mundo quien pide una pronta solución a esta penosa crisis.

.

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país,  21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República, catedrático de la Universidad de la Veracruz.