AMLO, Alfaro, la conciliación y la línea 3 del tren ligero

Enrique Alfaro Ramírez.

.

Por Juan Antonio Llanes

.

Hola. Hay un viejo refrán que dice: “es de sabios rectificar”, y tal sentencia popular ensambla con el cambio de actitud o dirección que muestra ahora el gobernador del estado, Enrique Alfaro Anguiano, no solo en su relación con el gobierno federal, o, mejor dicho, con el presidente de la República, sino incluso, es evidente, sus expresiones, o declaraciones a los ciudadanos. Vamos, le bajó, “algunas rayitas”, a sus desplantes, y expresiones corporales, y seguramente es una consecuencia de aceptar las recomendaciones que le han hecho sus asesores de confianza, que le sugirieron, lo sabemos, que sus enfrentamientos con Andrés Manuel López Obrador, su terquedad para culpar a “los de atrás” de todo lo malo que padece Jalisco, la intolerancia en su relación con los medios informativos, entre otros indicativos, que lo mostraban como un personaje poco dispuesto a dialogar, a escuchar opiniones divergentes, deberían modificarse.

Y miren, la actitud beligerante que llegó a mostrar por los recortes de participaciones del presupuesto federal y del desabasto de combustóleos, cuando lo prudente y aconsejable era construir puentes de comunicación con la Federación, y no los enfrentamientos, se ha modificado sustancialmente. Su desligue del grupo opositor al gobierno de López Obrador que visiblemente lidera el gobernador de Chihuahua, Javier Corral y otros políticos de filiación panista y perredista, e intelectuales, y ofreciendo apoyo y coordinación con el gobierno federal, le ha originado una nueva relación con López Obrador que de principio, ya está beneficiando a Jalisco, la promesa del tabasqueño presidente para la terminación de la Línea 3 del Tren ligero que significa una inversión cercana a los 4,500 millones de pesos, más lo que venga. Lo tiene como prioridad

Además, el distanciamiento que marca con el dueño de la franquicia de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, un personaje oposicionista a todo lo que huela a AMLO y promotor principal de la alianza pasada con el candidato panista Ricardo Anaya le suma puntos para negociar ventajosamente con el gobierno federal para lograr obras y servicios que benefician a la entidad.

.

AMLO Y SUS PRÉDICAS EN EL DESIERTO

En días pasados, el “iluminado” Andrés Manuel López Obrador, declaró, -ya lo dijimos, decretó-, el fin del combate frontal del gobierno federal ante las organizaciones que operan el mercado del narcotráfico y sus operadores. “La guerra, terminó”, pretendiendo con ello, podemos pensar, que, como consecuencia de esta claudicación, la delincuencia organizada vería en este gesto pacifista un puente de comunicación, de invitación, a la claudicación de sus criminales y despiadadas acciones.

Urge ya, que alguien que se precie de cercano al Mandatario se anime de valor y corra el riesgo de su despido, le comente a AMLO que la ciudadanía vive un estado de zozobra, miedo e impotencia ante un estado de indefensión que paulatinamente crece, y que, lamentablemente los “malandros” por lo que se observa en el escenario, no accederán a los llamados del Presidente, al contrario, seguramente tomaron la propuesta como una muestra de flaqueza institucional y la cifra de secuestros, asesinatos, la generación de más grupos criminales, la modernización de armamento, equipos móviles, etcétera, son escalofriantes.

Cualquiera puede preguntarse, entonces, ¿para qué quiere una corporación como la Guardia Nacional, si no observamos ninguna estrategia ni política pública para contrarrestar el estado de terror que se vive no solamente en un estado o región en específico, sino en tooodo el país.

El Ejército, la Marina, Policía Federal y demás organismos estatales y municipales encargados de la seguridad, se ven atados de manos porque están desprotegidos jurídicamente ante las eventualidades de enfrentamientos no solo contra los células de criminales, sino contra los grupos de “ciudadanos”, provocadores y agitadores que han tomado como suyos, poblados o zonas donde prevalecen y se mueven impunemente transgresores de la ley, huachicoleros, sembradores de estupefacientes, etcétera, y sin temor alguno, se enfrentan a las fuerzas públicas de seguridad.

.

PARA EL CUC SE MENCIONA AL DR. TÉLLEZ Y AL DR. CHAVOYA

A semanas, para que el Centro Universitario de la Costa “elija” a su nuevo rector, se conoció de una reunión donde algunos notables de la UdeG, preocupados por la academia, le solicitaron al “mero-mero”, Raúl Padilla López, evaluara y analizara el al mejor perfil para que sucediera al actual rector.

En tal reunión, se reconoció el esfuerzo y dedicación de quien impulsó la creación del centro universitario, allá por los años 1994, el Dr. Armando Soltero Macías, la buena marcha que le imprimió quien lo sustituyó, Jeffry Fernández, el prestigio académico, científico y editorial que impulsó el Dr. Javier Orozco Alvarado, pero el perjuicio que le ocasionaron quienes fueron nombrados por compromisos ajenos tanto a la administración como a lo académico y cultural, Maximilian Andrew Greig, más interesado en la práctica profesional.

En la reunión, se mencionaron dos personajes ampliamente valorados como profesionistas y maestros de la institución, tanto en lo académico como en la labor social que han venido llevado a cabo por años, el director de la División de Ciencias Biológicas y de Salud, el Dr. Jorge Téllez López y Dr. Jorge Chavoya Gama, Director de la División de Ingenieras, sugiriendo que cualquiera de ellos, tienen la capacidad y la experiencia para direccionar e impulsar el crecimiento y prestigio del CUC, para que este sea ejemplo dentro de la Red Universitaria.

.

NOTITAS DE “BOTEPRONTO”

1.-No todo lo malo que sucede en el país se le debe a AMLO, por lo menos en Jalisco, Enrique Alfaro debe asumir la responsabilidad que le toca en la lucha contra la delincuencia. El dice, declara, que los índices en este renglón han disminuido, pero la percepción de todos, incluido el “escribidor”, es que los delincuentes se multiplican como hongos ante la incapacidad de las corporaciones policiales para enfrentarlos. Triste decirlo, pero, la inseguridad, está imparable. Y no son con declaraciones como se combatirá, que conste.

2.-Muy mal por Andrés Manuel López Obrador. Respecto del problema político que vive Venezuela y la insistencia para que México fije una posición de respaldo al pueblo de aquel país y no al gobierno del presidente Maduro, se sale por la “tangente”, auto preguntándose, “¿quiénes somos nosotros para entrometernos y juzgar lo que sucede en otro país”. “A nadie nos gusta que nuestros vecinos se metan en asuntos de nuestras familias, que se metan en nuestras casas”.

Caramba, si fuéramos “malpensados”, diríamos, que el popular tabasqueño simpatiza con aquel régimen represor.

Nos vamos. Sonrían y sean felices.