Consejos de una abuelita modernaGente PV

Caridad con negligencia

México es de los que en realidad le amamos, por eso hay que ayudar al presidente.

.

Por un México mejor

.

Existen muchos políticos dignos de toda admiración y respeto que están dispuestos a dar su propia vida en pro de sus semejantes, pero también cantidad de poderosos corruptos que cambiaron “las Leyes Necesarias por otras inútiles a su favor”, y con eso fueron capaces de vender su alma al diablo, por un puñado de monedas, y sin importar las consecuencias, hasta llegaron a traicionar a su propia patria y ciudadanos que confiaron plenamente en ellos.

No me explico por qué después de tantos logros a costa de la vida de esos verdaderos “Héroes Nacionales”, quienes demostraron un  amor profundo por nuestra Patria y gente que era tratada peor que animales por esos extranjeros que llegaron a invadir nuestro país, y también por su propia “raza taimada” que se sentían superiores, y cuando por fin se logró esa libertad tan anhelada ¡desde hace años han envenenado  los cerebros de infinidad de niños y jóvenes con esos muy agresivos  ”juegos infantiles”, donde el que más mata o destruye es el triunfador, ¡y la culpa es de esos padres negligentes que lo permitieron! Con esa televisión tan fuera de control, en la que escuchamos palabras soeces ¡hasta en los noticieros más vistos! Con una programación infame no apta para niños, jóvenes y algunos adultos sin criterio, ya que es tan frecuente ver pornografía, agresividad, grandes matanzas, ¡hasta en las caricaturas!, poniendo graves ejemplos de grandes triunfadores, que ya sin pensarlo, los han convertido en héroes o heroínas nacionales, sobre todo a aquellos que se dedican al narcotráfico, ya que su forma de vivir, de hacerse millonarios, de hacerse famosos de la noche a la mañana, ¡y hasta queridos por el pueblo! Donde los televidentes aprenden a delinquir fácilmente y esa forma de maleducar a todo un pueblo, significa caridad con negligencia.

Tal vez esté equivocada, pero no se vale vender hasta lo invendible, según las leyes que me enseñaron,  aquellas que fueron elogiadas y admiradas por todos los países de éste enigmático planeta Tierra; donde estaban estampadas el amor, respeto y la real justicia en  pro de todos los ciudadanos; donde  todos  los niños podían jugar juegos infantiles hasta en las calles y los adultos nos protegían; donde las playas eran para el esparcimiento de todos los mexicanos; los productos del subsuelo: minas, petróleo, etcétera, era en pro de los mexicanos; y los políticos corruptos, con el pretexto de que se “Globalizara nuestro País” inició poco a poco y en forma muy sutil… ¡a robar al mexicano (Bancos, Ferrocarriles, etc.) para venderlos a extranjeros!… Y así, esos traidores a la patria iniciaron con su caridad con negligencia, pues con el pretexto de dar un Buen trabajo a todos los mexicanos… ¡Nos volvieron a esclavizar con los extranjeros!, ya que un alto porcentaje de nuestra gente elabora en maquiladoras, hoteles, minas, campos de siembras, petroleras, o diferentes tipos de empresas extranjeras, ¡donde estamos sujetos a sus leyes y reglamentos!

Consecuencias de la caridad con negligencia en beneficio de los poderosos corruptos que sus caudales no caben en “México”, por eso en forma caritativa lo tienen en varios Bancos y Países Extranjeros: Cada vez tenemos más niños y jóvenes que ni sus propios padres pueden controlar; más violencia y delincuencia; más enfermedades venéreas y más padres inmaduros, o asesinos, o ponen a sus hijos en venta; en pocas palabras… ¡Un gran caos en mi México querido!

Si en realidad amamos a nuestro maravilloso país tan envidiado por los extranjeros, suplico encarecidamente que nos unamos y ya dejemos de dividirnos para atacar al presidente actual, porque como dice nuestra sabiduría popular: “Divide y vencerán los extraños”

Hay que practicar diariamente la caridad con negligencia, iniciando con nosotros mismos, después tener más paciencia, atención, comprensión, cuidado, y sobre todo educar con mucho, muchísimo amor a nuestros hijos, ya que es nuestro derecho y obligación ante Dios y nuestra Patria, sobre todo en temas tan delicados como el sexo, los valores éticos y cívicos; el amor y respeto para todos nuestros semejantes… No permitir que los Maestros con una educación diferente les hablen en grupo de temas tan delicados que tal vez les quiten de tajo lo más hermoso que existe en el mundo… ¡La inocencia de nuestros divinos ángeles terrenales!… Recuerden que están trabajando para darles lo mejor a su familia, pero olvidan que los niños crecen rápido, y cuando obtengan de su trabajo lo deseado, ¡ellos se habrán ido del hogar!

México es de los que en realidad le amamos, por eso hay que ayudar al presidente actual con una verdadera caridad con negligencia … Es el único camino de salvar a nuestro adorado país del caos en que le dejaron los poderosos corruptos millonarios pero ¡dignos de lástima!

Cariñosamente Ana I.