Educación y ParentalidadGente PV

Mujeres

 

¿Queda claro que hay poco que celebrar y más por solidarizarse y conmemorar lucha por equidad? A favor de las mujeres y por sus luchas reivindicatorias. ¡Que vivan las mujeres!

.

Por Dr. Jesús Cabral Araiza

.

La primera igualdad es la equidad.
– Víctor Hugo

Como cada año en 8 de marzo, la fecha no puede pasar desapercibida, no solo para las mujeres, pues al igual que ellas los hombres tenemos fuertes vínculos hacia ese día y hacía con ellas, por ser la contraparte que nos complementa y con quien compartimos la vida y el planeta. Pero un primer planteamiento para tratar de esclarecer las intenciones del presente escrito tiene que ver con esa dicotomía de celebrar o conmemorar. Y no solo por ser políticamente correcto, simplemente por tratar de decir lo correcto en esta fecha y los posibles significados que conlleva.

Pero, ¿qué celebrar?, si se trata de reconocer a la parte estética, femenina y describir atributos superficiales o vánales, estaremos quedando bien con un sector de la población que no ve más allá de su inmediatez o de la comodidad de su condición de vida, y piensa que el resto de las mujeres en el país viven en igualdad de condiciones. La realidad nos muestra otra situación que es apremiante, diferente al homenaje superfluo y la palabra fácil para lagar o adular sin razón.

.

Cifras

De acuerdo a cifras publicadas en El País, siete mexicanas son asesinadas cada día, solo un 25% de los casos son investigados como feminicidios, según el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio. Por otra parte en la revista Proceso señalan las siguientes cifras: Los daños en las mujeres agredidas son en 35.8% de los casos físicos y 64.3%, emocionales; en tanto que, “de los 46.5 millones de mujeres de 15 años o más que residen en el país, 30.7 millones (66.1% en promedio) han tenido al menos un incidente de violencia: casi la mitad (49%) violencia emocional, seguida por 41.2% que declaró haber sufrido violencia sexual; 34% física y 29% económica, patrimonial o discriminación a lo largo de su vida, en al menos un ámbito y ejercida por cualquier agresor.

66 de cada 100 mujeres han sufrido algún tipo de violencia al mes de febrero del año en curso, de acuerdo a cifras oficiales del gobierno federal. El día miércoles 6 de marzo se anunció por parte de la secretaria de Gobierno, Olga Sánchez Cordero, que es posible que con la propuesta de generar un código único para tipificar un delito como el feminicidio de manera única pudiera disminuir tal y pueda perseguirse el mismo de manera más eficaz. Pero mientras ello no suceda tendremos por lo visto un panorama sombrío hacia el hecho de la violencia hacia las mujeres.

Difícilmente podemos encontrar algo que nos aliente a pensar que en el corto plazo la situación de violencia hacia las mujeres en México pueda cambiar las cifras, si acaso serán incrementadas en sus datos producto de más casos de violencia e impunidad. Tristemente el fundamento de este análisis se basa en los aspectos socioculturales y psicológicos en los que se educa al hombre y mujer en México, donde los estereotipos y la no enseñanza en la equidad, perpetúan las míseras condiciones de violencia en sus diversas manifestaciones.

 .

Alternativas

Pues bien, si he señalado que el camino no pinta para el optimismo, igual puedo señalar que muchos países han recorrido dicho terreno con resultados que a un par de décadas ya muestran signos muy alentadores para frenar los feminicidios y las formas de violencia hacia las mujeres. Un caso concreto es España y aunque tiene cifras variables por región, podemos observar la seriedad con la que se han tomado el tema y han intervenido desde diversos organismos públicos, de gobierno y de protección a los derechos humanos.

http://ajuntament.barcelona.cat/bcnantimasclista/es/servicios-de-atencion/sara  por mencionar uno de muchos ejemplos.

Y es que lo he dicho en múltiples ocasiones, no hay gobierno que pueda atender la demanda de atención hacia la prevención de la violencia si los ciudadanos hombre y mujeres no hacen lo correspondiente para evitarla uy buscar formas sanas de convivencia y prevención. ¿Queda claro que hay poco que celebrar y más por solidarizarse y conmemorar lucha por equidad? A favor de las mujeres y por sus luchas reivindicatorias. ¡Que vivan las mujeres!