¿Por qué la inversión online atrae a tanta gente?

No cabe duda que las inversiones por internet se han incrementado mucho en comparación a los años anteriores y esto se debe a que, si las mismas se realizan de forma óptima, pueden generar una rentabilidad considerable. Es esta posibilidad de beneficio lo que atrae a inversores de todo tipo.

Pero en realidad la mayoría de pequeños inversores pierden su capital en un plazo relativamente corto, en parte debido a su desconocimiento del riesgo inherente a este tipo de actividad online.

Y es que la mayoría de los traders exitosos son profesionales altamente formados que realizan detallados estudios de los mercados en los que operan e incluso disponen de titulaciones universitarias relacionadas con las finanzas.

¿Quiere decir esto que el trading es algo reservado a profesionales? No necesariamente. Con práctica, una formación adecuada y calculando los riesgos, cualquiera podría sacar beneficios a corto o largo plazo gracias a este tipo de inversión.

El trading online es un método para generar tu propio dinero.

Gracias al auge de los negocios online, son muchos los sectores que se han abierto al gran público y las inversiones online son un claro ejemplo. En unos pocos años la figura del corredor de bolsa tradicional ha sido sustituida por las empresas que actúan de intermediarias entre los traders y los mercados. Del mismo modo, a día de hoy solamente se necesita de una conexión a internet para realizar casi cualquier tipo de operación.

Pero si hablamos del funcionamiento del trading online, este no podría ser más sencillo. Se trata de estudiar un determinado derivado financiero, de prever su valor (al alza o a la baja) en un determinado lapso de tiempo y de invertir a favor de nuestra previsión. Nuestro beneficio dependerá de que hayamos acertado o no y de las comisiones que habremos de hacer frente a la hora de operar cada producto. Por ello es importante asegurarse de que el broker que utilicemos sea el que mejores condiciones ofrece para los productos en los que estemos interesados.

En cuanto a los traders, los hay de todo tipo y de distintos niveles adquisitivos. Quizá ese sea el secreto del auge de los brokers online: para comenzar a operar uno no necesita de un gran capital. De hecho algunas de estas empresas permiten hacer depósitos mínimos de no más de 100 euros para operar de manera real. Mientras que hace años los mercados financieros estaban reservados para los dueños de grandes capitales, en la actualidad casi cualquier persona puede operar en ellos independientemente de su nivel adquisitivo.

Para realizar sus operaciones los traders utilizan herramientas de software que les permiten visualizar la evolución del valor de los productos deseados, así como realizar operaciones de compra o venta de los mismos casi en tiempo real. Son las llamadas plataformas de trading, cada una con características únicas y que la hacen más adecuada para un tipo de estrategia de inversión. Escoger la idónea es fundamental y puede ser la diferencia entre ganar o perder. Por ello antes de empezar a operar es mejor consultar alguna lista de plataformas de trading online  realizada por webs especializadas.

Otro aspecto a tener en cuenta es el conocimiento de cada mercado financiero. Los traders exitosos utilizan análisis técnicos y fundamentales, así como herramientas y gráficas para prever la evolución de los mismos. Todo ello ayuda a diseñar una correcta estrategia de trading que, por muy concienzuda que sea, siempre conllevará algún tipo de riesgo.

Por último cabe mencionar la legislación en cuanto a la actividad de las empresas intermediarias o brokers. Y es que es mejor andar sobre seguro ya que por desgracia hay muchos casos de fraudes en internet y en el trading online también sucede. Antes de realizar ningún depósito, es mejor asegurarse de que la empresa escogida esté regulada por algún organismo internacional como la FCA británica o la CySEC chipriota ya que esto nos dará la seguridad de estar tratando con empresas que respetan las leyes internacionales de protección de los usuarios.