CiudadJaliscoLocalNayaritPortadaPrincipal

5 horas cuando deberían ser 2: turistas relatan calvario de venir a Vallarta por tierra

José Reyes Burgos
Puerto Vallarta


“Reservamos 3 noches en un hotel que agarramos a buen precio por internet, o sea sólo dos días completos, era la primera vez que ibamos a Puerto Vallarta (…) nunca imaginamos que sería tan lejos cuando se ve muy cerca de Guadalajara, perdimos todo el primer día porque el viaje en carretera fue lento”, relató a Vallarta Opina Cinthia, una mujer que vive en Zacatecas, quien junto a su esposo y dos hijos viajó el fin de semana pasado a este destino.

Cinthia pensó que el trayecto a Puerto Vallarta les tomaría sólo 2 horas, porque en el mapa se ve cerca de Guadalajara,; y la ciudad de  Zacatecas se encuentra mucho más lejos de la capital de Jalisco, pero les tomó dos horas llegar por tierra.  Como vieron que los vuelos entre Guadalajara y Puerto Vallarta son extremadamente caros, no iba a ser costeable para su familia hacer escala en el aeropuerto para volar a la costa. Decidieron tomar la carretera; ahora se arrepiente de haber viajado en auto propio y no en autobús.

“De haber sabido que este viaje era como ir a la Ciudad de México, o al norte, mejor hubiéramos tomado un autobús de línea y con lo que pagamos de gasolina, comprábamos otra noche de hotel”, dijo con cierto enojo. Además, no pensó que las casetas fueran tan caras, “más cuando ni siquiera es todo el trayecto de 4 carriles, sino de 2”.

Ella no es la única en sufrir este calvario. Cada temporada y fin de semana largo, son miles los turistas quienes viajan por tierra desde varios estados de El Bajío y Guadalajara hacia Puerto Vallarta, para vacacionar. Pero el traslado consume prácticamente la mitad de un día, que aún así se cobran los hoteles en los que reservan. La razón, es que poco antes de llegar a Tepic, la autopista desaparece y para llegar a Puerto Vallarta hay que tomar un engorroso y estrecho camino de 2 carriles que se atasca, embotella o simplemente tiene demasiadas curvas para hacer buen tiempo.

Aún con el primer tramo de la Vía Corta, de Jala a Compostela, no se ahorra mucho tiempo, como mucho 30 minutos, porque todavía se entronca a la 200 y pasa a través de las montañas. Esta primera fase solamente evade el paso ya de dos carriles por la vía 68D que comienza en Chapalita, por la famosa caseta pequeña.

“No creí que siendo un destino turístico tan conocido, tan visitado, yo ya lo veo en películas y anuncios, fuera tan difícil de llegar, pierdes un día completo y es lenta la carretera”, comentó Paco Reyes a esta Redacción. “Una vez hicimos 7 horas en el camión porque hubo un accidente, fue como ir a la Ciudad de México”, compartió Carolina.

Y es que, cierto es, que para lo que es, ya un destino promovido a nivel internacional, Puerto Vallarta está muy mal conectado para el turismo nacional, con vuelos desde el norte y Guadalajara muy escasos o muy caros, y sin una autopista de 4 carriles directa entre la capital del estado y la costa. Además, continúa teniendo solamente un acceso principal que se satura de forma incontenible.

Continúa siendo un calvario llegar por tierra a Puerto Vallarta para el turismo nacional que, dicho sea de paso, representa más del 80% de los visitantes que recibe Jalisco en sus destinos. Y pese a que los vuelos desde Estados Unidos, Canadá, e incluso Europa y Sudamérica mantengan a la vanguardia a esta región en conectividad con el turismo extranjero, hay que recordar que las temporadas también se ven beneficiadas por el arribo de mexicanos desde otras ciudades y estados.

Promesa inacabada 

Desde inicios del sexenio de Emilio Gonzales Marquez en 2006 se había planteado la construcción de una ‘Vía Corta’ entre Guadalajara y Puerto Vallarta, pero nada se hizo al respecto hasta la administración de Aristóteles Sandoval, quien prometió en campaña la obra, y aunque se empezó a construir,  no la terminó. Es fecha al día de hoy que esta autopista, que promete un traslado de dos horas y media en automóvil entre ambas ciudades, continúa en construcción, a cargo de la empresa CARSO.

Se proyecta su fiscalización para inicios del año 2020, aunque ha tenido muchos retrasos en sus fechas de entrega. Este mismo año, se había presumido, la segunda etapa, que lleva desde Compostela a Las Varas (y evita las curvas en las montañas) debe ser entregado. Aunque las señales si son positivas, pues hace poco se reveló un video donde se muestran detonaciones de cerros para abrir paso a la autopista más allá de la altura de Rincón de Guayabitos, los vallartenses aún ven lejos su finalización. Falta el puente Federación que conectará Bahía de Banderas con la delegación Ixtapa, ingreso donde se supone llegará todo el tráfico de la Vía Corta. Y a Bucerías no ha llegado ninguna cinta asfáltica.

Entre tanto, el gobernador de Nayarit, Antonio Echevarría, anunció que se ampliaría la Carretera Federal 200 para que tuviese 4 carriles desde el poblado de Las Varas, donde entroncará la segunda etapa de la Vía Corta. Si esta obra se culmina antes que la propia autopista desde Guadalajara, podría recortar en hasta una hora y media o dos el trayecto entre la capital de Jalisco y Puerto Vallarta.