En lineaGente PVPrincipal

¡ Que pidan perdón !

Por Humberto Aguilar

Muy buena se la echó ayer el Presidente Andrés Manuel luego de estar presente en un relato de su esposa sobre la invasión de Hernán Cortés, en lo que hoy es Tabasco, relato en lo que fue la conquista de México en 1519 envió una carta al rey de España, Felipe II, para pedir que, a nombre del pueblo español, pida perdón a los pueblos originarios de México y de América que fueron víctimas de lo que él considera una invasión sobre América. Otra carta en, los mismo términos, envió AMLO al Papa Francisco para que la Iglesia pida perdón a México porque dice que la conquista fue con la espada y la cruz.

Pretende AMLO en el año 2021 se den a conocer sus demandas al rey Felipe II y al Papa Francisco y se celebre así el año del perdón en los pueblos originarios de América. La nota fue difundida ayer en todos los medios informativos de México porque esa carta fue publicada en España por el diario La Opinión.

LA RESPUESTA

Felipe II no tardó en dar contestación a la demanda del gobernante mexicano: “No se puede juzgar con conceptos actuales lo que ocurrió hace 500 años”, el rechazo fue contundente, en realidad todos sabemos la historia. En 1519 empezó la conquista española, en efecto, la conquista se realizó con la espada y la cruz. En México no conocían los caballos, su presencia además de alarma causó sorpresa y miedo, pensaban que caballo y hombre nacían así como fue el concepto de los centauros en los mitos griegos.

No sé lo que piensen ustedes, muchos deben estar de acuerdo con Andrés Manuel, quienes no están de acuerdo van a ser agrupados entre los “fifís” porque en realidad la respuesta española es la correcta ¿cómo juzgar hechos ocurridos hace 500 años? Además de juzgarlos, hacer que España pida perdón a México y a todos los pueblos originarios de este país y América, pues la conquista la hicieron principalmente los españoles y en verdad fue a sangre y fuego, ya que además, entre sus armas, venían arcabuces que disparaban balas y hasta cañones.

No deja de ser interesante el relato que hizo la esposa de AMLO allá en Tabasco. Habló de un pueblo fortificado con árboles que sembraron unidos, de tal forma que parecía una fortaleza en torno a ese pueblo, la bala de un cañón quemó la fortaleza y el pueblo despavorido corrió asombrado con la presencia de los caballos, lo cual era lógico hace 500 años cuando en México las culturas Maya y el resto de las culturas que se desarrollaban en América carecían de conocimientos para entender lo que pasaba realmente.

Aun así la conquista no fue gratuita, los españoles fueron vencidos por el valor de los habitantes de aquellos pueblos que pelaron con arcos y flechas, con piedras y palos. Vendieron cara su derrota y demostraron que para vencerlos se necesitaba además de todas las armas que trajeron, tener valor para enfrentarse a los mayas, a los aztecas y a todos los pueblos que les ofrecieron resistencia. Quienes actuaron con ferocidad, como Nuño de Guzmán fueron castigados y condenados además a muerte. La historia de México es muy interesante sin duda, hace 500 años ganó quienes debían ganar pero eso de exigir perdón a las autoridades actuales de España suena a que repitamos actualmente una frase popular: “Quema mucho el sol”.

LO DE LA IGLESIA

El inquisidor de mayor relevancia en los tiempos en los que se juzgaba a la gente por su fe, fue sin duda, Tomás de Torquemada. En su historia se lee que fueron quemados más de cientos de judíos no conversos en varias ciudades y provincias españolas, siendo nombrado por el Papa Inocencio VIII como Inquisidor General del Principado de Cataluña, de la ciudad y del Obispado de Barcelona.

Además de quitarle la vida en una hoguera, todos los bienes pasaron a poder del gran inquisidor. Tacaño el hombre, en lugar de otorgarle a su hermana la dote para que se casara, la obligó a ser monja y casta en un convento. De esa actitud se creó en México la ley de que los delincuentes pierden el dominio de sus casas y bienes por dedicarse al huachicol, entre otras cosas.

AMLO se va a quedar con las ganas, su gobierno y su demanda de perdón no van a salir de su natal Tabasco. ¡No es para tanto!