Cualidades ExquisitasGente PVPrincipal

Las preguntas que te hacen ser una persona imprudente no solo están en el contexto de pareja, todo lo que tiene relación con lo económico también es un desacierto indagar


Melissa López

  • Preguntas que te hacen ser una persona imprudente

A una mujer jamás se le pregunta la edad porque se puede sentir incómoda. Cuando se quiere iniciar o seguir una plática, en ocasiones no se reflexiona bien la idea antes de preguntar, por lo cual resulta muy sencillo ser imprudente o incluso incomodar a la persona.

Bienvenidos nuevamente a “Cualidades Exquisitas” un espacio donde aprenderás por qué cuidar nuestra imagen es fundamental.

En un contexto social cuando se está conviviendo en un ambiente relajado como lo es una reunión familiar o con los amigos, es muy sencillo en torno a la plática ser indiscretos y llegar así a incomodar a la otra persona con preguntas imprudentes. Lo curioso es que no nos damos cuenta de ello hasta pasa de manera personal y no sabes cómo contestar por lo incomodo (da) que te hizo sentir la persona.

Utilizaré de ejemplo una pareja en diferentes situaciones y las preguntas que debes evitar para no quedar como una persona imprudente… Inicia la historia con que son novios y la típica pregunta: y ¿para cuándo la boda? … durante la fiesta… ¿cuánto les costó la boda?… compraron casa ¿cuánto les costó? … Ya se casaron, y ahora ¿para cuándo el bebé?… Se encuentran en el bautizo del primogénito y viene la siguiente pregunta… ¿Para cuándo el hermanito? … o tenemos el caso opuesto ¿por qué no tienen hijos si ya tienen muchos años juntos?… Se termina la relación y la pregunta menos acertada  ¿por qué terminaron?

Sin embargo, las preguntas que te hacen ser una persona imprudente no solo están en el contexto de pareja, todo lo que tiene relación con lo económico también es un desacierto indagar, por ejemplo ¿Cuánto ganas?, ¿Cuánto pagas de renta?,  ¿Cuánto te costó tal cosa?, ¿Cuánto dinero tienes en el banco?, ¿Cuánto dinero te da tu esposo?, etcétera.

De igual forma, debes ser consciente de lo incómoda que puedes llegar a hacer sentir a una persona con preguntas imprudentes en un contexto sentimental… y ¿por qué no tienes pareja?, ¿cuál es tu preferencia sexual?,  ¿cómo es en la intimidad?, ¿eres virgen?, etcétera.

Son preguntas que se “suelen” hacer para iniciar, continuar o incluso curiosear durante una conversación, lo más adecuado es charlar de manera natural y dejar que la persona comparta su experiencia de vida. Se trata de tener respeto, es “ponerse en los zapatos del otro” por lo tanto, evita el hacer ese tipo de preguntas.

Una persona educada dejará que la otra persona comparta su historia sin ser imprudente con este tipo de preguntas, incluso cuando se sabe dicha información, por cortesía evita ser una persona chismosa.

Sé más consciente con el tipo de preguntas que realizas para no ser una persona imprudente y así no se afecte tu imagen.

Te espero en el siguiente tema de “Cualidades Exquisitas”, sonríe.