Pesca ilegal azota Bahía de Banderas; piden ayuda a AMLO

Eugenio Ortiz Carreño
Riviera Nayarit


El litoral del Pacífico correspondiente al Estado de Nayarit, se caracteriza por un gran desorden en la actividad pesquera, pues persiste una arraigada corrupción entre los mismos pescadores, así como en las dependencias oficiales que debieran regularla, como es el caso de la Conapesca, o la Profepa y Semarnat.

El desorden afecta a los mismos pescadores, por la invasión de áreas como la Bahía de Banderas, la cual sufre el saqueo por parte de otros pescadores procedentes de Manzanillo, Colima, o de Camaroneros procedentes de Sinaloa, quienes además utilizan artes de pesca ilegal que impactan negativamente la fauna marina.

Ante tal situación, pescadores que integran la comunidad pesquera rivereña y cooperativas de la zona sur del Estado de Nayarit, enviaron una carta al presidente Andrés Manuel López Obrador, pidiendo su urgente intervención para que poner fin al problema, pues de lo contrario se pueden suscitar enfrentamientos entre los mismos integrantes del sector.

La carta fue entregada por José Manuel Venegas, de Bucerías, en la oficialía de partes del Senado de la República, con el fin de que el presidente de la República atienda la problemática, que tiene muchos años y que de continuar, provocará el agotamiento del recurso en un lapso menor de 10 años.

Ante la falta de gobernabilidad y orden por parte de La PROFEPA y el abuso de la pesca ilegal y depredadora, se le hizo entrega de tal escrito hecho por pescadores del sur de Nayarit principalmente Punta Mita al Senador José Narro Céspedes.

En dicha carta, los pescadores integrantes de las Cooperativas y de la Comunidad Pesquera Rivereña del Sur de Nayarit, advierten que las prácticas ilegales “nos está perjudicando constantemente tanto a las especies como al ecosistema marino, desde hace ya más de dos años”.

Señalan que ya se han tenido “enfrentamientos pacíficos, con personas que se han venido dedicando a depredar la zona, con redes no permitidas de alrededor de 500 metros de largo, por 35 a 40 metros de ancho o caida por lo que el pescado no tiene ninguna oportunidad de defenderse o escapar”.

Es de considerar que Bahía de Banderas y el Mar de Cortés es una zona de reproducción natural por el cual diferentes tipos de especies hacen su arribo a desovar en el área de San Pancho, Sayulita a Punta de Mita, y la Cruz de Huancaxtle. Pescadores procedentes de otros puntos del litoral, colocan en esos sitios sus redes, donde además quedan enmallados ballenatos, así como Mantas gigantes, tortugas y delfines.

Por eso, cuando son detectados se solicita apoyo a las autoridades e incluso se han organizado grupos de entre 15 a 20 embarcaciones y “los hemos corrido”, pero sin embargo siguen viniendo y constantemente se ha solicitado apoyo al municipio o al Estado y no ha podido darle fin a esta problemática.

Señala la comunidad Pesquera Rivereña y Cooperativas “estamos muy molestos por no contar con el apoyo que nos merecemos. Queremos darle a conocer que ya no estamos dispuestos a seguirlo permitiendo sus incursiones, aunque llegara a pasar algo que lo pudiéramos lamentar ya que de este oficio dependemos muchas familias”.

“Esperamos contar con su valioso apoyo a nuestra petición, ya que para nosotros es de suma importancia resolver este tema, ya que la hemos estado pasando muy mal económicamente porque nos dejan sin producto”.

La situación es del conocimiento de las autoridades federales como la Profepa, la Conapesca y demás, pero simplemente no han hecho nada. Incluso la recién nombrada como responsable de la Comisión Nacional de Pesca en Nayarit, Mirna Encinas, reconoce el problema, pero es difícil de atacar dado que solo se cuenta con dos inspectores para todo el Estado de Nayarit.

En entrevista, el gestor de los pescadores, José Manuel Venegas, reconoció que no puede haber pesca sustentable, en tanto permanezca esta situación.