¿Pueden demandarte por impagos de préstamos?

Lo mejor que puedes hacer cuando pides un préstamo es poder devolver la deuda que tienes contraída a tiempo.

El problema es que no siempre es posible ya que, aunque se tenga el dinero, puede que surjan gastos imprevistos que hagan saltar todas las previsiones económicas y el calendario del pago de deudas.

El no poder pagar como deudor en el tiempo necesario, puede contraer una serie de consecuencias muy negativas. La primera medida que puede tomar el acreedor es aplicarte unos intereses moratorios. El problema de estos es que son muchos más altos que los normales, por lo que la deuda subirá de forma considerable.

A partir de aquí el acreedor hará lo que crea oportuno, hasta el punto en que puede empezar a tomar medidas legales contra ti.

.

Pero, ¿puedo ir a la cárcel?

La respuesta es no. Según el artículo 17 de la constitución mexicana, no se puede meter a nadie en la cárcel por impagos. La vía por la que se hace justicia en este caso es la civil en el orden mercantil.

Debes tener muy claro que no eres ningún delincuente, sino que eres un deudor. Una de las mejores cosas que puedes hacer es conocer con más detalle cuáles son tus obligaciones y derechos. De esta manera no te podrán engañar.

Eso sí, no creas que evitarás la justicia, sino todo lo contrario. Lo más seguro es que se interponga una demanda mercantil contra ti.

.

¿Qué es una demanda mercantil?

La demanda mercantil es una acción jurídica en que el acreedor reclama su derecho a recibir el dinero que se creó a partir de una deuda con un tercero. O sea, pone la demanda porque el deudor no le pagó el dinero.

La entidad prestamista o acreedor tiene una serie de elementos para poder probar que le debes dinero. Si lo requiere necesario, el juez puede analizar tu cuenta para probar la veracidad de la demanda.

.

¿Cuál es la cantidad por la que te pueden demandar?

No existe una cantidad de dinero por la que te pueden demandar, sino que ésta viene dada por la deuda que tengas con el acreedor.

Para conocer de forma exacta cuál es la cantidad por la que te pueden demandar, te recomendamos que pidas un reporte especial del Buró de Crédito o del Círculo de Crédito. De esta manera podrás saber la cantidad máxima. Eso sí, debes tener en cuenta que nunca te podrán demandar por más dinero del que debes.

.

¿Cuántas cosas te pueden embargar?

Una vez que te hayan demandado de forma mercantil, debes ser consciente que te pueden embargar los bienes que tienes para subsanar la cantidad adeudada.

El embargo es una retención de bienes que se practica como precaución para el pago de las deudas. Son órdenes judiciales emitidas por el juez en el caso de que haya una demanda mercantil contra el deudor.

Debes tener en cuenta que el embargo tiene un límite legal que es de tres veces el monto del demandado. Es decir, si debes $30.000 pesos, te pueden llegar a embargar bienes por valor de $90.000 pesos.

Los bienes que se pueden embargar son solo los que tiene el demandado o el de su aval (en caso de tenerlo). No se puede hacer sobre nadie más. En el caso de que no se pueda comprobar que los bienes son del demandado, se podrán recuperar estos a partir de vías legales.

.

¿Dónde se celebra el juicio mercantil?

La mayoría de juicios por demandas mercantiles (el 90%) se celebran en Ciudad de México, mientras que una minoría se acostumbran a hacer en Monterrey (Nueva León).

Casi todos se celebran en la capital porque en un gran porcentaje de los contratos de créditos (ya sean préstamos tradicionales o préstamos en línea) tienen una cláusula en la que se indica que se someten a la jurisdicción y competencia de los tribunales de México, Distrito Federal, y se renuncia a que otra jurisdicción tome cartas en el asunto.

.

Consejos para que no te demanden

Ahora ya sabes qué es lo que pasa cuando te interponen una demanda mercantil contra ti. Pero lo ideal es que esto no suceda. Por eso te vamos a dar una serie de consejos en el momento en que vayas a pedir un préstamo:

  • Solo pídelo si te encuentras en una situación de urgencia, nunca para comprar un capricho.
  • Siempre que puedas, ahorra. Así no tendrás que pedir préstamos.
  • No digas que puedes pagar antes si realmente no puedes. Como has visto las consecuencias pueden ser nefastas.
  • Nunca pidas un préstamo para pagar otro. Puedes entrar en un círculo vicioso del que te será muy difícil salir.
  • Lee siempre todo lo que pone en los contratos de créditos, hasta la letra más pequeña.