CiudadLocalPortadaPrincipal

Afirma Hidroeléctrica que NO DAÑARÁ selva ni río en Los Horcones.

Redacción
Puerto Vallarta


A través de un comunicado, enviado por la empresa Hidroeléctrica de Occidente  la redacción de VLLARTA OPINA, en respuesta a la nota publicada sobre el proyecto de la presa en el río Los Horcones, donde ciudadanos denunciaban daño ambiental inmimente;  la empresa dio a conocer que el proyecto es sustentable y cuenta con todos los permisos.

Así mismo, la empresa negó que el desarrollo de esta represa tenga relación con otro proyectos inmobiliarios cercanos, como Garza Blanca Sur, algo que otros medios de comunicación han señalado en reiteradas publicaciones. También afirmó que el tamaño del área intervenida es de apenas 3 mil 200 metros cuadrados y no dos hectáreas, como lo había señalado el colectivo Comité Ejidal de Boca de Tomatlán Contra Presa del Río Los Horcones.

“La mini hidroeléctrica en el río Los Horcones cuenta con todos los estudios, permisos y autorizaciones requeridas para su construcción y operación”, reza el desplegado, que como derecho de réplica ha sido publicado en la edición impresa y digital de VALLARTA OPINA.

“Nuestro proyecto de generación eléctrica limpia y renovable no guarda relación alguna con el proyecto turístico residencial denominado Garza Blanca. El agua que se utilice para la hidrogeneración regresará íntegramente a la misma cuenca del río Los Horcones, ya que nuestro proyecto aprovechará la misma de forma no consuntiva, es decir sin consumirla.

“Asimismo, nuestra empresa y accionistas no tienen relación alguna con las empresas y accionistas de Garza Blanca, ni la energía eléctrica será vendida a dicho desarrollo, motivo por el cual les solicitamos atentamente hacer las aclaraciones correspondientes y no mezclar un proyecto con otro”.

El comunicado continúa con la narración de los hechos en los cuales la Procuraduría Federal de Protección Ambiental (PROFEPA) descartó el daño ambiental producto de los trabajos realizados:

“El pasado día 2 de abril del presente, la Delegación Estatal Jalisco de la PROFEPA se presentó a retirar los sellos de clausura que puso en el sitio de los trabajos el día 25 de enero del 2019, al constatar que los mismos permisos, trámites y autorizaciones presentados anteriormente son suficientes y adecuados para la construcción y operación de la central minihidroeléctrica que desarrollamos”.

Por último, estas son las especificaciones técnicas que la empresa Hidroeléctrica de Occidente da a conocer sobre el desarrollo hídrico que realiza, el cual define como una “derivadora parcial de agua”.

“El proyecto incluye una obra de toma o presa derivadora con una capacidad de almacenamiento menor a 10,000 m3, esto es menos del 10% comparado con el límite de 100,000 m3, establecido en el Reglamento de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente en Materia de Evaluación del Impacto Ambiental (RLGEEPA), para requerir una Manifestación de Impacto Ambiental (MIA); asimismo incluye una conducción superficial por tubería con una longitud total de 2.2 Kms, correspondiente al 22% del requerimiento  de presentación de una MIA; finalmente es una planta de autoabastecimiento eléctrico con una capacidad menor a la requerida para la presentación de una MIA, motivo por el cual la autoridad ambiental determinó que el proyecto no requiere MIA alguna.

“Dicho procedimiento llamado Excepción de Manifestación de Impacto Ambiental no es una situación especial que se hubiese otorgado al proyecto, es un procedimiento establecido en la ley, el reglamento y en los trámites oficiales que cualquier ciudadano puede utilizar para múltiples proyectos y tipos de obras y desarrollos.

“El proyecto no incluye de ninguna forma una “Presa Total” como menciona su más reciente publicación, se trata solamente de una derivadora parcial, misma que permitirá el flujo permanente de agua sobre el cauce del río Los Horcones, respetando la Norma correspondiente al caudal ecológico necesario. Garantizando así que el río nunca se seque en ninguna parte o tramo del mismo y la sustentabilidad de la vida silvestre en el área de influencia. El área de desplante total del proyecto, una vez terminado, corresponde a sólo 3,500 m2, muy por debajo de las dos hectáreas que han indicado en la misma publicación, así que resulta en una exageración de 5.7 veces y muy lejos de la realidad”.