CiudadLocalPortadaPrincipalRegión

Museo de la Minería en Vallarta ya casi abre sus puertas

José Reyes Burgos
Puerto Vallarta


Ya casi abre sus puertas el Museo del Ópalo y Minerales de México en Puerto Vallarta, el cual ofrecerá un recorrido interactivo en el cual los visitantes podrán vivir en carne propia la experiencia de adentrarse a una mina y encontrar metales y rocas preciosas, además de apreciar la textura y sensación que las cavernas mexicanas ofrecen, pero sin riesgos ni ir muy lejos de la ciudad.

Este nuevo complejo, que simula un entramado pasajes naturales subterráneos con toda clase de accesorios, detalles y texturas propias de las cuevas y minas ubicadas en México, abrirá próximamente sus puertas al público, pues se encuentra terminado al 95%, tras meses de construcción y montaje que con esfuerzo fueron asistidos por expertos en minerología de la Universidad Autónoma de Guerrero, para que el ambiente quedase lo más parecido al entorno que emula.

“En todo momento la construcción fue supervisada por expertos (…) presentamos aquí una serie de minas simuladas, para que el público interactúe y viva lo que es una mina, donde se extraen las piedras, como el oro, la plata, el ópalo que es el orgullo de Magnadelna, Jalico, por ejemplo, y tenga este conocimiento importante como cultura general”, dijo en exclusiva a VALLARTA OPINA el autor del proyecto, Pedro Avilés, quien junto con su hermano Cesar, quien también coordina los esfuerzos por consolidar el museo, se dijo entusiasmado por mostrarlo a los vallartenses.

Pedro y Cesar Avilés.

“Estamos agradecidos con el puerto de Vallarta (…) este bonito proyecto es par ellos, la familia Avilés estamos agradecidos por que nos abrieron las puertas, en especial los locales son bienvenidos, pero también es algo que aportamos como atractivo turístico a la ciudad”, señaló Cesar Avilés.  En este sentido, el atractivo del museo no posee comparación entre los lugares de la región, pues se trata de un ambiente que de forma natural no es propio de esta parte del país.

Adentrarse en 4 minas y cavernas

El entramado, que por increíble que parezca no está bajo tierra, sino dentro de un edificio en la Zona Romántica de Puerto Vallarta, en pleno Centro Histórico, posee 201 metro de túneles que atraviesan 4 diferentes simulaciones de minas de cuevas: una primera, la representación de una mina de ópalo perteneciente a la familia de Javier López, ubicada en Magdalena, Jalisco; otra una cueva – mina de cuarzos, inspirada en una que existe en el estado de Chihuahua, en la comunidad de Naica; una simulación de gruta de Cacahuamilma, en Guerrero, donde se ha instalado una sala interactiva para los visitantes; y una mina de oro y plata, que poseerá muestras REALES de estos dos metales, en forma de vetas y piedras insertadas.

Una experiencia asombrosa

En un recorrido realizado en exclusiva por VALLARTA OPINA a invitación de los hermanos Avilés, fue posible constatar que la serie de túneles han sido construidos de una forma muy realista y reparando hasta en los más mínimos detalles, incluso llegando al extremo de simular manchas de humedad en el suelo y tablones y vigas que sostienen el cuerpo de una mina, con acabados que aparentan deterioro e inestabilidad, propios de cualquier entramado intraterrestre.

Una vez concluido al 100% y abierto al público, cada sección poseerá una ambientación auditiva que haga sentir al visitante atrapado en la inmensidad de las entrañas de la tierra; pero también podrán tocarse los distintos minerales y rocas preciosas que fueron insertadas en las rocosas paredes.

Estalacmitas y estalactitas que normalmente se forman durante miles o incluso millones de años, han sido plasmadas con extremo realismo en varias partes del recorrido; el aire, aunque acondicionado para evitar golpes de calor a los visitantes, no deja de imponer una sensación verídica de encierro, por lo que aunque la estructura es totalmente segura, impone el respeto y el temor que todo aventurero necesariamente emana cuando ingresa al desconocido, inexplorado y peligroso mundo de las cavernas y las minas.

Oro, plata, cuarzos, ópalo, entre otros metales y rocas preciosas, son parte del recorrido, y se presentan en sus formas naturales en las que son encontradas; una vez inaugurado, el Museo del Ópalo y los Minerales ofrecerá a los vallartenses y turistas muchas más sorpresas interactivas que sólo podrán verse a partir del día de la gran inauguración, próximo a anunciarse.

Este museo es auspiciado por las Joyerías Avilés, Taxco Exporta y “El Mercadito”, marcas propiedad de los hermanos Avilés, quienes son originarios del estado de Guerrero y han representado orgullosamente algo de las grutas en Taxco dentro del complejo, otorgándole a Vallarta, su actual lugar de residencia, un atractivo más en el cual puedan compartir la experiencia inolvidable que han tenido al viajar e introducirse en minas y grutas de toda la República Mexicana.

Una vez abiertas sus puertas, los visitantes podrán encontrar  el Museo del Ópalo y los Minerales de México sobre la calle Venustiano Carranza, en su cruce con Ignacio L. Vallarta, a contra esquina del parque Lázaro Cárdenas.