Braceros… ¿otra vez?

  • Donald Trump
  • AMLO

Por Humberto Aguilar

Un saludo para el ingeniero Ventura García.

Campesinos mexicanos cumplieron con una labor muy importante en la Segunda Guerra Mundial a favor de los Estados Unidos, en 1941 el gobierno de Manuel Ávila Camacho concretó un acuerdo con el gobierno norteamericano.

La aportación mexicana fue enviar a cientos de campesinos mexicanos a levantar las cosechas que estaban ya listas, en tanto que las mujeres norteamericanas que no salieron a la guerra se hicieron cargo de la producción en las diversas fábricas. Especialmente en la producción de maquinaria de guerra, aprendieron a armar tanques de guerra, así como todo el equipo de guerra que era necesario.

El trato con México fue que además de pagar su salario a cada trabajador, se les iba hacer una reserva de su mismo salario para entregárselos como ahorro después de la contienda.

Durante la semana que pasó, los productores agrícolas piden al gobierno de los Estados Unidos que facilite la entrada de braceros a recoger las cosechas, fresa, uva y otros productos que están a punto de perderse por falta de personal.

En tanto el presidente Trump amenazó con enviar a todos los indocumentados a las cientos de ciudades asilo que los protegen: Los Angeles, San Francisco y otros lugares de Texas y de la unión norteamericana. La falta de brazos para levantar las cosechas abre la perspectiva a los miles de migrantes en la frontera mexicana.

Haitianos, cubanos, cientos de centroamericanos que caminan por suelo mexicano podrán ser los braceros de 2019 para levantar las cosechas de los Estados Unidos.

Se destacan dos hechos sobre los braceros mexicanos, lo primero fue que los millones de dólares que enviaron vía telégrafo, quienes trabajaban en Telégrafos de México se los pagaban siempre a menor precio, se llenaron de dinero mal habido esos trabajadores.

La segunda rapiña fue que el gobierno de México se quedó con todos los ahorros que el gobierno de Estados Unidos les reservó a los braceros, que fueron miles y miles de dólares.

Lo mejor para muchos mexicanos fue quedarse en el otro lado, que es la raíz de los miles de mexicanos que vivieron indocumentados hasta la fecha. Hoy en las ciudades asilo, la nueva ola de indocumentados señalados para expulsarlos de Norteamérica pueden ser la salvación de las cosechas que están a punto de perderse, la presión que ejercen los agricultores a través del congreso es clamorosa.

TURISMO, LA SALVACIÓN

En tanto, en nuestro país el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no quiere entender que la salvación en materia de ingresos limpios en miles de dólares es el turismo.

Desde luego se trata de la promoción. Una promoción bien organizada, no como la anunció AMLO a través de las embajadas. No hay personal capacitado, solamente se pretende tener en las oficinas consulares impresos de los sitios que pueden visitar y dónde alojarse, sin más.

Las empresas turísticas de México cuentan con ese personal capacitado pero el dinero destinado para las oficinas de promoción se reserva para el Tren Maya. Millones de dólares van a ser destinados al Tren Maya, muy lamentable decisión por cierto.