Gente PVPlumazos

Temporada santa

Olor a bronceador, coco, agua salada; caminos y playas atiborradas de turistas que llegan de varias partes del país. Comenzó la temporada de locura en Puerto Vallarta


Por Carmina López Martínez

Olor a bronceador, coco, agua salada; caminos y playas atiborradas de turistas que llegan de varias partes del país. Comenzó la temporada de locura en Puerto Vallarta.

Mientras unos disfrutan otros trabajan el doble, alguien tiene que cuidar a los llamados paseantes antes de que se conviertan en estadística fatídica, por supuesto nadie quiere llegar a ese extremo. Ni se desea.

Impactos mediáticos. En medios locales publicaron en primera plana cifras favorecedoras para este destino, más turistas significan mayores ingresos para hoteleros, restauranteros, centros nocturnos, bares, plazas comerciales, embarcaciones hasta a vendedores ambulantes, a todos les tocará una rebanada del pastel.

No es para tomarse a la ligera la temporada “Santa”, la afluencia de visitantes de varias partes del país incluso del extranjero debe calibrarse más allá de lo económico, también está el considerar la protección de playas, ríos, montaña y por qué no, la infraestructura del centro histórico de Puerto Vallarta.

Lamentablemente esta zona es la más afectada por ser punto de encuentro entre la convivencia familiar y el ‘reven’. De noche los malos olores impregnan la calle Morelos, ahí donde los jóvenes ansiosos de ir al antro de moda llegan con bebidas alcohólicas en mano; ya temblorosos derraman unas gotas y para rematar añaden sus orines. El resultado hace insoportable un paseo por la mañana del siguiente día.

Será importante generar conciencia ambiental y respeto hacia nuestra ciudad por parte de nuestros invitados y digo invitados porque en campañas publicitarias se les exhorta a visitar la “Perla del Pacífico Mexicano”, además de considerarse el lugar más amigable del mundo; se recordará que el 20 y 21  de agosto de 1970 los presidentes de México Gustavo Díaz Ordaz y el de E.U.A. Richard M. Nixon inauguraron obras muy importantes como la carretera Vallarta – Compostela, el puente sobre el Río Ameca, el Aeropuerto Internacional, la subestación de la CFE y la dársena de El Salado lo que convirtió a Vallarta en el primer puerto de Jalisco.

Durante esta Semana Santa y Pascua llegarán miles de turistas, la mayoría llegará por carretera, otros por vía aérea y algunos en embarcaciones de lujo; es un momento de recuperación económica, sin olvidar el toque cristiano fundamental.

La época es idónea para empresarios en ciernes, a partir en este primer trimestre pondrán a prueba sus ideas de negocio, con optimismo el periodo vacacional les podrá brindar recursos esperados para levantar los cimientos de su proyecto, además del nuevo plan de apoyo financiero del Gobierno Federal.

Detrás quedan los temas preocupantes, medio ambiente y seguridad social, ignorarlos en esta temporada sería contraproducente. El turismo no puede afectarse. Por fortuna antes de iniciar la Semana Mayor ciudadanos, instituciones educativas, gobierno y empresarios diversos realizaron intensas campañas de limpieza en el destino.

Afrontémoslo, nos hace falta más cultura de limpieza. Alarma la sobreproducción de basura producto del periodo vacacional, cientos de toneladas por día.

Tengo la certeza de vivir en una ciudad donde sus residentes tienen responsabilidad social, lo veo a diario, mujeres emprendiendo proyectos sustentables, jóvenes participando en campañas ecológicas, empresarios comprometidos con el medioambiente, universidades generando propuestas innovadoras, niños preocupados por el cuidado del agua y la protección de las montañas.

Por todo esto la encíclica Laudato Sí del Papa Francisco, conformación espiritual del ser humano en armonía con la naturaleza; en el documento el Santo Padre nos dice: «los progresos científicos más extraordinarios, las proezas técnicas más sorprendentes, el crecimiento económico más prodigioso, si no van acompañados por un auténtico progreso social y moral, se vuelven en definitiva contra el hombre». Puerto Vallarta respeta su ecología, la casa en común.

En su momento San Juan Pablo II como ahora el Papa Francisco llamó a la necesaria conversión ecológica; millones de habitantes mueren a diario producto de agudos desequilibrios ambientales, es la hora de vacacionar sin ensuciar. Feliz descanso.

 

*Comunicóloga apasionada y mercadóloga por decisión.
Carmina López Martínez
(carmina.lpm@gmail.com)