Olvidar a los toros viejos

AMLO.


Por J. Mario R. Fuentes (*)

En la realidad para fracasar se puede soñar o partir de ocurrencias como en la política a la mexicana. Todo sueño surge de una realidad, México no tiene tiempo para esas ilusiones, los proyectos deben concretarse en los hechos, lo he dicho con todas sus palabras: más temprano que tarde se vivirán momentos decisivos

Debe quedar claro que la mente humana es un dilema, lo mismo disfruta o desecha lo ofrecido; depende de las experiencias acumuladas desde su infancia y la selección de imitar o perder tiempo-vida con expresiones huecas con mínimo sentido, me refiero a lo que surge de promesas que jamás se concretan.

En  el tiempo transcurrido de su mandato presidencial, Andrés Manuel López Obrador ha mencionado entre líneas la incapacidad del Sistema Político Mexicano por no haber sido sensible a las necesidades de la sociedad mexicana.

Tal como lo expresó el Primer Mandatario mexicano, cuesta mucho esfuerzo empujar a un elefante reumático alimentado con mentiras, por lo menos durante cinco administraciones anteriores. Se acabará la corrupción, ha ofrecido AMLO; y la impunidad, ha dicho “(El gobierno) no estaba hecho para el servicio de la sociedad, ni para el beneficio del pueblo”; este objetivo aún no queda claro para la sociedad, habrá que explicar con precisión cada paso de la nueva alternativa planteada.

Para nadie es lejano ese tiempo de penalidades para el crecimiento económico de México, el Neoliberalismo; cinco décadas sin avances significativos. Endeudamiento creciente, inversiones condicionadas y variaciones de pasivos y activos con desbalances sin respaldos financieros básicos. Todo esto fue de la mano de la corrupción, simulaciones y maquillaje de cifras de forma descarada, en medio de una violencia insoportable.

Las conferencias mañaneras de López Obrador con la prensa nacional e internacional las ha presenciado con interés la sociedad mexicana, hay una continua comunicación entre la máxima autoridad del país y la opinión pública la cual circula en varios sentidos, aunque en la médula fundamental ha sido el avance contra la corrupción en general con el fin de fortalecer la  interacción con el pueblo, lo cual permite a López Obrador valorar directamente el desempeño de sus secretarios en sus respectivos campos de acción.

El Presidente López Obrador a la vista de todos, muestra la dirección de las estrategias y posibles deficiencias a partir de evaluar si deben seguir al frente de las responsabilidades conferidas, la renuncia del subsecretario de la SHCP y el manotazo al titular de la SCT son prueba fiel de la decisión de AMLO en su muy peculiar forma de gobernar.

De cara al mundo, México no es la excepción, en gran parte del planeta hay confusión en renglones políticos y económicos sobre la idea básica de lograr el máximo poder, por encima de las verdaderas necesidades de la sociedad, como en el caso de Venezuela donde se encumbró la dictadura vestida con ropajes democráticos, ahora está en medio de una conflagración de exigencias y necesidades.

José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, lo dejó claro, es falta de capacidad y de decisión lo que siembra confusión, como sucede en Francia, Reino Unido, Alemania, Italia, Bélgica y Estados Unidos; con escenarios de crisis financiera persistente. Estos contextos no pueden ser descuidados por la administración de AMLO; ignorarlos será delicado para el crecimiento económico mexicano.

Es prioridad llenar los  huecos pendientes en materia de justicia y su correcta aplicación en el ámbito nacional. Los mexicanos esperan que el gobierno federal cumpla para que el sistema presidencialista mexicano se convierta en esplendoroso, respaldado por un Estado de Derecho el cual mantenga la autoridad concentrada en sus tres poderes, ahora cuando el Presidente de la República ha expresado respeto, se tienen algunas decisiones en las cuales a simple vista reflejan la confianza requerida, mientras no desaparezca la autonomía de los tres poderes.

Aunque existe el escepticismo social en la aplicación de la justicia, en el ambiente está su cumplimiento; el epicentro de tantos problemas esta en la corrupción y el que incurra en ella debe tener conciencia que no tendrá ningún derecho, esto es grave y así debe ser tipificado ahora. México requiere oxigenarse y salir del sitio donde se le coloca en el mundo como una de las naciones más corruptas, nadie por encima de la Ley, si ésta se defiende se alimentará la transformación de la sociedad mexicana.

Los lamentos quedaron atrás, las modificaciones tocan a la puesta de esta pujante nación mexicana; el Sistema Político Neoliberal, toro viejo y reumático va camino al rastro respaldado por su inseparable corrupción y maquillistas simuladores.

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país,  21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República, catedrático de la Universidad de la Veracruz

Por J. Mario R. Fuentes (*)
jomarefu@hotmail.com