CiudadLocalPrincipal

Jóven tienta a la muerte al meterse a estero y tocar cocodrilo

José Reyes Burgos
Puerto Vallarta


Un joven estudiante del Centro Universitario de la Costa (CUC), o al menos así se dio a conocer, puso en peligro su vida al internarse en la zona más infestada de cocodrilos de toda la bahía, solamente para ser grabado por sus amigos mientras le pegaba en la cola a uno de estos reptiles, a manera de juego.

Esto se sabe porque un video rápidamente se hizo vital en la región, a través de Facebook. En este, se observa al joven, vestido con camisa de mangas blanca y short, dar unos indecisos pasos hacia el agua, dentro de la zona enmallada por seguridad en el estero de Boca de Tomates.

Se dirige en dirección a la orilla donde descansan 3 enormes cocodrilos de unos dos metros de largo; el estudiante se acerca de forma imprudente y ante los gritos de ánimo que le dan sus compañeros, procede a golpear con la palma de su mano a uno de los reptiles, tras lo cual este y otro que estaban totalmente quietos huyen a escabullirse en el agua, mientras riendo el afortunado joven corre fuera de su alcance.

Boca de Tomates es un estero con una población promedio de unos 35 cocodrilos; los reptiles que aquí habitan también coexisten en la afluente del río Ameca, y son agresivos debido a que a través de los años en esta zona han sido alimentados por la gente a manera de entretenimiento, por lo que han perdido el miedo a la presencia humana.

En redes sociales muchos han condenado de imprudente e irresponsable el acto de este joven, ya que pudo haber sido fácilmente atacado por uno de los gigantes cocodrilos, al ser este quien provocó a los saurios en su hábitat natural. Afortunadamente no sucedió ningun hecho trágico.

Los biólogos recomiendan no acercarse en tierra más allá de 3 metros a un cocodrilo, pues estos no atacan a sus presas fuera del agua más allá de un metro de distancia de la orilla.