Operativo ilegal afectó a miles

  • El operativo ilegal de la Secretaría de Movilidad de Jalisco provocó la reacción de choferes de Uber y conductores en general, quienes bloquearon la avenida principal de Puerto Vallarta.
  • Se estima que más de 2 mil conductores resultaron afectados con multas y retiro de vehículos desde el viernes pasado.

  • A pesar de existir un acuerdo con la autoridad municipal, la Secretaría de Movilidad de Jalisco montó un operativo en varios puntos de la ciudad

Por Rodrigo López Becerril
Puerto Vallarta

A pesar de que el presidente municipal, Arturo Dávalos Peña, anunció el martes que luego de una reunión con funcionarios estatales -entre ellos el secretario de Gobierno, Enrique Ibarra- se suspendían hasta nuevo aviso los operativos de la Secretaría de Movilidad y Transporte del estado de Jalisco en el puerto, este miércoles se volvieron a instalar en al menos tres puntos del municipio, donde durante algunas horas estuvieron revisando a conductores y vehículos, aplicando sanciones desde multas hasta retenciones en el corralón.

Los agentes de Tránsito estatal con el apoyo de patrullas de la Fuerza Única se colocaron poco después de las 10 de la mañana en el Libramiento Colosio cruce con el Par Vial, donde comenzaron a detener vehículos de forma aleatoria. Lo mismo ocurrió en la avenida México a la altura de Mojoneras, así como en la carretera 544 en Ixtapa –único de estos tramos de jurisdicción estatal-.

De inmediato a través de las redes sociales, se transmitió la molestia de los conductores y la sorpresa, dado que el martes el alcalde anunció que estos operativos no seguirían al tratarse de una injerencia del estado en el ámbito municipal, al que le concierne sancionar los aspectos de tránsito vehicular en su territorio.

MOLESTIA CIUDADANA

En dos de los puntos de los operativos, poco después del mediodía, grupos de conductores se unieron para evitar que las grúas se llevaran algunos vehículos, como ocurrió en el caso de un Jeep último modelo y otros autos tipo Sedan.

Los conductores molestos se reunieron y exigieron a los agentes que hicieran las multas pero no retuvieran los vehículos; hubo conatos de altercados y momentos de tensión, cuando los agentes se vieron rebasados en número por los conductores y otras personas optaron por hacer las últimas multas y retirarse.

Algunos de los afectados comentaron que las revisiones incluyeron aspectos muy estrictos como el traer extintor, silla para bebés, vidrios ligeramente oscuros o portaplacas muy grandes así como el uso del cinturón o incluso el tomar con las dos manos el volante, además de la revisión de placas, documentos y estar al corriente en pagos.

REACCIÓN MUNICIPAL

Desde que se enteró del hecho el secretario general del Ayuntamiento, Francisco Javier Vallejo Corona, se presentó en el retén ubicado en el Libramiento donde dialogó con algunos de los agentes de Tránsito estatal, quienes respondieron que solo seguían instrucciones de sus mandos, aunque el funcionario hizo llamadas y pidió que se detuviera el operativo, este siguió durante varios minutos.

En entrevista, el funcionario señaló que se trata de operativos ilegales, que están al margen de la ley, con fundamento en el artículo 115 de la Constitución del país, que establece cuáles son los servicios y atribuciones que regulan las autoridades municipales en su territorio, entre ellas el tránsito vehicular.

Incluso, el secretario general sugirió a los conductores afectados por estos operativos, que se estima desde el viernes pasado y hasta ayer fueron unos 2 mil, que inicien un juicio de nulidad ante la Secretaría de Finanzas del estado para evitar pagar o para que les condonen el adeudo, al tratarse de una sanción de origen ilegal.

CHOFERES DE UBER BLOQUEAN AVENIDA

Los operativos siguieron hasta casi la 1 de la tarde, en ese momento ya un grupo de conductores, entre ellos choferes de la plataforma Uber y otros civiles, bloquearon por varios minutos la lateral del boulevard Francisco Medina Ascencio, a la altura de la colonia Guadalupe Victoria frente al hotel Container Inn, en protesta por los operativos. Poco después de las 2 de la tarde se fueron retirando, al tiempo que los retenes fueron suspendidos.