Gente PV

¿Los probióticos, que son y cómo funcionan?


Olivia Segura
Health Coach

Los probióticos son microorganismos vivos, que, al ingerirlos en cantidades adecuadas, brindan grandes beneficios a la salud.

En el intestino residen entre el 70-80% de las células inmunológicas que combaten algún agente infeccioso. Es por esto por lo que debemos considerar nuestra salud intestinal y tener un sistema inmune sano ya que este se ve alterado por el estrés, medicamentos, mala alimentación o por enfermedades.

Los probióticos se encuentran en la macrobiótica o flora intestinal (bacterias buenas) que predominan en el intestino delgado y son los Lactobacillus que ayudan a descomponer la comida absorbiendo los nutrientes y eliminando los microorganismos que puedan producir enfermedades, y en el intestino grueso los Bifidobacterium que ayudan a sobrevivir el resto de los probióticos impidiendo el crecimiento de bacterias malas.

Algunas de sus funciones son:

– Evitan estreñimiento y diarrea

– Mejoran los niveles de colesterol

– Disminuyen el riesgo de enfermedades inflamatorias mejorando síntomas del síndrome del intestino de irritable

Producen vitaminas como B y K

– Combaten obesidad y diabetes

– Combaten los efectos secundarios de los antibióticos

 Algunos probióticos que podemos ingerir de manera natural:

Kefir Rico en calcio, magnesio y fósforo, vitamina K y grupo B, triptófano y proteínas de fácil digestión
Microalgas Como la espirulina, chorella, algas verdes y azules, activan los lactobacillus y las bifidobacterias del intestino, son muy nutritivas y antioxidantes
Vinagre de manzana Contiene un ingrediente muy útil para los probióticos: la pectina de manzana, que sirve de alimento a la flora intestinal.
Té kombucha Bebida fermentada con efectos probióticos, antioxidantes, diuréticos y estimulantes del sistema inmune.
Yogur Es uno de los alimentos con probióticos más consumido. Si quieres aprovechar el efecto probiótico de los yogures fíjate en su etiquetado, busca aquellas marcas que contengan lactobacillus o acidophilus.
Chocolate negro Su contenido en probióticos es cuatro veces mayor que en los lácteos. Algunas bacterias buenas (bifidobacterium) se alimentan de él, crecen y fermentan dando lugar a compuestos antiinflamatorios.

Los prebióticos en general contienen hidratos de carbono fermentables y no digeribles que sirven de alimento a los probióticos tales como la cebolla, espárragos, espinacas, puerro, betabel, manzana, aceite de oliva y queso de cabra.

Es por esto por lo que elegir una alimentación equilibrada y variada obtenemos diferentes nutrientes lo cual nos ayuda a ser más saludables.

Ponte en contacto conmigo a través de Facebook Olivia Segura HC

Tags: