¿Municipalización?

Enrique Alfaro.


Por Humberto Aguilar

Controversia constitucional se demanda por parte del gobierno, que demanda para que el organismo de los servicios de agua potable y drenajes, el Seapal, sea administrado por el municipio.

La controversia ya está ante la Suprema Corte de Justicia, el gobierno de Enrique Alfaro Ramírez se opone con argumentos legales para que la administración de ese organismo de agua potable y drenaje siga al mando del gobierno del estado.

La historia ya tiene muchos años, originalmente desde los tiempos de Don Francisco Medina Ascencio ha sido el gobierno de Jalisco el que dirige y controla los servicios municipales de agua y drenaje. Esto por la incapacidad del gobierno municipal de entonces que no contaba con personal capacitado.

Fue el ingeniero Juan de Dios de la Torre quien durante muchos años y varios gobiernos municipales fue el director del Seapal. En múltiples ocasiones, gracias a su gestión, llegaban de Guadalajara tres o cuatro o más vectores para limpiar los drenajes y hacer posible que no reventaran con las lluvias y la cantidad de basura que los vallartenses acostumbran a tirar sin control.

La primera solución para resolver el problema de los drenajes fue precisamente durante la administración del ingeniero De la Torre, instalándose a la altura de Las Glorias un emisor submarino, el cual aún permanece, a través de éste emisor submarino las aguas negras de Puerto Vallarta se vertían hasta una profundidad de ochenta metros con la certeza de que a una profundidad tal, no perjudicaba a las aguas de la bahía.

Fue durante el gobierno del arquitecto Jorge Lepe García cuando se nombró como director de Seapal al ingeniero Rodolfo González Macías, quien conocedor del tema dio pasos y acciones para crear una planta de tratamiento para resolver de tajo el problema de las aguas residuales. Lo que consiguió finalmente, además de la planta de tratamiento pudo instalar en forma estratégica cámaras mediante las cuales se podría controlar y corregir las fallas de la red de drenaje.

En esos años el Seapal se convirtió en lo que es hoy, una planta de tratamiento excelente con el manejo de la distribución del agua potable para toda la ciudad.

Se corrigieron errores muy notables en cuanto a la administración del agua potable. Hoteles con muchos años en servicio tenían conectadas hasta cinco tomas de agua potable que se pagaban como servicio casero, corregidos esos errores ahora cada hotel paga por el consumo real de cada lugar.

Seapal es hoy un organismo funcional, con agua altamente calificada para el consumo de toda la ciudad. Esta agua certificada se administra bajo consumo a las grandes naves turísticas que llegan al recinto portuario.

Como organismo altamente calificado, con fuertes ingresos ha sido reclamado por el municipio para su administración.

La controversia constitucional ya está en la Suprema Corte de Justicia, en donde se determinará oficialmente si continúa el Seapal administrado por el gobierno del estado o si pasa a ser administrado por el municipio tal y como lo específica precisamente la Constitución Política Mexicana.