Hoteles cortan manglar y dañan corrientes marinas en Riviera: activistas

José Reyes Burgos
Puerto Vallarta


Ambientalistas de Bahía de Banderas han denunciado la apropiación ilegal de costas, la tala de manglares, la extracción excesiva de material pétreo de ríos y arroyos, así como la privatización de playas, por parte de hoteles y desarrollos habitacionales de lujo que se han instalado en la última década en esta región, publicó el medio nacional La Jornada ayer.

De acuerdo a la nota del periódico con circulación nacional, un serie de personajes con caracter ambientalista han denunciado que los desarrollos que han llegado a Punta Mita y la Cruz de Huanacaxtle han extendido escolleras, que son muros de piedra y concreto sobre el mar para bloquear el oleaje, mismas que han afectado la naturalidad de las corrientes marinas y privado del libre paso a las playas a los pobladores de la región.

Marielza Izurieta Veleri, presidenta de la Asociación de Mujeres Unidas por Bahía de Banderas, dijo a La Jornada que para muestra, basta ver lo que ha sucedido en el poblado de La Cruz de Huanacaxtle, donde 7 escolleras se han levantado para crear playas de aguas tranquilas exclusivas para los residentes de los condominios y hoteles lujosos.

“Paulatinamente, cada proyecto ha ido haciendo sus escolleras (…) antes pasábamos por las playas. Ahora pusieron unas rocas enormes y la gente ya no puede caminar”, señaló la mujer badebense activista.

Además, No es que estén haciendo construcciones en todas partes al mismo tiempo, sino que han ido agarrando la playa para ellos.

Así mismo, condenó que las playas han sido ocupadas por estos desarrollos pues son las únicas áreas donde los habitantes pueden recrear, al no existir parques: lo único que tenemos todos es la playa, no hay otra diversión. Ni siquiera hay áreas de donación.

También, el ambientalista Indalecio Sánchez ha enfatizado que las escolleras construidas por los desarrollos para crear albercas privadas de mar en las playas alteran las corrientes marinas; y que los esfuerzos por hacerlas retirar han sido insuficientes, pues la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) no tiene suficiente personal en la región, sino una oficina hasta Tepic.

Con información del diario La Jornada