Repaso obligado

AMLO.


Por J. Mario R. Fuentes
Puerto Vallarta

CÓDIGOS CIFRADOS

El poder político, ese que tantas fracturas ha generado a la sociedad mexicana pronto quedará fuera de control. Será la comprensión para unos y lo incomprensible para las mayorías, la realidad estará fuera de toda razón, se llama manipulación de conciencias.

Los políticos entienden, la sociedad ignora, la renuncia Carlos Urzúa, de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, hizo rechinar a la economía mexicana, todas decisiones económicas de México pasan por esta dependencia, se espera que esta sacudida no sea un taco en ayunas con chiles habaneros, cebolla, sal y limón.

Para acercarse lo suficiente a la interpretación es similar a decirle a los  niños va a venir el coco y te va a llevar, sin duda corrían espantados. Persiste la confianza en la 4T respaldada  por los ciudadanos.

Ahora todos vivimos espantados con las noticias que a diario nos tienen contra la pared, como a los viejos con la muerte imprevista. La falta de medicinas, estancamiento en los precios de combustibles, carestía y costos altos de algunos alimentos básicos, más endeudamiento, es la diaria versión de los diablos mediáticos.

La enfermedad llamada crisis deflacionaria debe detenerse, no permitir su aumento. Cada día son más los lamentos, los miedos a ser despedidos en masa del trabajo sin respetar la ley, amenazas en paquete en un escenario cambiante, las finanzas nacionales están tambaleantes con un Pemex punteando a las petroleras más endeudadas del mundo, eso no frenará la recuperación económica y la confianza de los mexicanos. El petróleo es de todos los mexicanos se dijo desde su nacionalización aunque solamente la oligarquía en el poder lo disfrutó.

Bofetada a medias a la corrupción

Por lo menos en los últimos siete mandatos se dilapidaron los recursos de la nación en obras de relumbrón sin concluirlas; viajes, bonos, autos de lujo, casas dentro y fuera del país, salarios escandalosos y crecimiento desmesurado de burócratas simuladores, además de dinero a manos llenas para los partidos políticos, con el simpático fraude con votos inexistentes; una de las democracias más caras del mundo.

Con las promesas de campaña expresadas por AMLO hoy se mantiene la esperanza de dejar atrás a esa nación acostumbrada al saqueo del erario, aunque todavía resta obligar a los culpables a regresar lo robado y enfrentar la justicia. La sociedad mexicana desea ver a todos los pillos en el lugar que les corresponde y el cual se ganaron con mentiras y manipulación, eso en los tres órdenes de gobierno.

La sociedad no desea la repetición de su existencia en espirales, es evidente que se respira otro ambiente, el de confianza de persona a persona se descubre, así quedó de manifiesto durante la última concentración en el Zócalo de la CDMX, se expresaron los comportamientos equivocados y se llegó a dimensionar el valor de la honestidad y la ausencia de valores en políticos de algunas administraciones del pasado, no todos, si la gran mayoría.

No es complicado, la verdad sobre intereses incrustados en instituciones burocráticas tarde o temprano flotará como el sargazo. Pocos tuvieron la responsabilidad de autocriticarse, les dio frio, como al expresidente Peña Nieto, se podría afirmar que su ejercicio administrativo fue un simulacro.

Está a la deriva cualquier interpretación política contraria, si existiera la encontraría el analista fuera del interés colectivo; por eso se mantiene la idea de combatir la corrupción a partir de una visión sensata, en este sentido admitir las consecuencias derivadas de la crítica colectiva, libre y sin apasionamientos banales. Por lo pronto las molestias son de los que han perdido sus privilegios burocráticos y de evasión de impuestos.

ESENCIA, NO APARIENCIA

El carácter gobierna totalmente a los seres humanos, ahí azar y destino no existen, esto por el constante devenir histórico, esa vida se regula por la Fe y la Esperanza en el Todopoderoso; es entonces la naturaleza con sus cambios y amenazas cumplidas un momento que analiza la ciencia a través de su brazo fuerte que es la tecnología.

Enfermedades desconocidas, alteraciones del clima, devastaciones y vaticinios de tantas calamidades como los terremotos recientes en Norteamérica y otras partes del planeta. No olvidar la amenaza de asteroides; no es válida la indiferencia a estas problemáticas, se viven y suponen que vendrán, por la devastación de la vida ejercida por los seres humanos.

Es urgente cambiar la mentalidad y no manejarse por la costumbre de suponer sin fundamentos, eso es hipocresía e indiferencia. Se llama a construir una nueva sociedad con responsabilidad otorgada por la honestidad, hacer a un lado a los farsantes, catervas limitadas para otorgar misericordia al que sufre, no le hacen falta a México en este momento los indecisos.

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país,  21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República, catedrático de la Universidad de la Veracruz.

jomarefu@hotmail.com