Manipulación crónica

Donald Trump.


Por J. Mario R. Fuentes (*)

Demasiadas inconsistencias en el ambiente ponen en duda las funciones del Estado de Derecho. Por lo pronto celebran los avances para frenar emigrantes al vecino del norte.

México recibió felicitaciones por detener el flujo migratorio hacia los Estados Unidos de Norteamérica, el asunto es cuánto tiempo durará la emoción gringa con un mandatario como Donad Trump, quien un día se levanta con euforia y otro con ganas de estremecer al mundo con declaraciones fuera de lugar.

No es fácil el camino de regreso de los que huyen, no lo es. Por un lado los mexicanos que viven allá tienen miedo en diferentes partes de esa nación, se esconden para no ser deportados; saben que nuestros compatriotas son broncos como lo es todo México como lo catalogó el maestro Don Jesús Reyes Heroles (+) al advertir la única vía es respeto a los derechos humanos.

Lo cierto es el objetivo del inquilino de la Casa Blanca, limpiar su camino para reelegirse. El lenguaje racista le sirve y sabe cómo utilizarlo como su más importante soporte electoral, él sabe despertar los instintos más contrarios en sus conciudadanos y lo hace con puntualidad y eficiencia. Es su mejor arma para lograr otro periodo de gobierno.

En estos momentos de convergencia es menester mantener la confianza en las instituciones, no podrá ser de otra forma en un México sacudido por diversas crisis, desde la credibilidad y hasta la económica basada desde hace décadas en un crecimiento mediocre. El maestro Reyes Heroles no se equivocó, su tesis tiene vigencia cuando expresó… el México bronco “no estaba en el sepulcro; sólo estaba dormido”. No se nos doblega tan fácilmente y se ha demostrado.

Momentos aciagos donde la credibilidad ciudadana debe crecer, las amenazas del mandatario norteamericano con toda su falta de respeto que alcanza a otras naciones de la región latinoamericana así como de otros continentes, azotada por  la inseguridad, carestía y tantas variaciones nocivas al interior de su existencia diaria da la impresión que los tienen contra la pared y por tal buscan alternativas en otras naciones, no precisamente para dañarlas como sostiene Donald Trump.

“La realidad está ahí, pero precisa de la perspectiva para existir: como un espejo que devuelve una imagen: Por lo tanto, la vida (en función de las perspectivas futuras) es una sucesión de realidades, donde todo está por hacer. El hombre precisa de ciertas creencias básicas que posibiliten su interpretación del mundo, que reduzcan la incertidumbre de su ser en la tragedia de la vida, frente a ideas formuladas por el pensamiento humano. El hombre puede vivir en sus creencias (que no se cuestiona) pero tropieza con las ideas fruto de su perspectiva limitada y racional, ideas que nacen de las acciones o crisis del hombre en su devenir histórico o personal”. Conceptos del filósofo J. Ortega y Gasset en su Raciovitalismo.

COMBATIR INJUSTICAS SOCIALES

La grieta cada día más profunda en los países emergentes latinoamericanos, separa a ciudadanos ricos y pobres, ésta se extiende y agranda,  México no es la excepción; la visión financiera y augurios utópicos de una aparente mejora económica no supera la realidad de crisis en una de las empresas más importantes del país: PEMEX.

Se describe a diario el objetivo de lograr una mejor calidad de vida, óptimos servicios de salud, educación de calidad, justicia y seguridad pública; se insiste en que todo marcha bien, son mejoras que van despacio, mientras crecen en millones los menesterosos, los desempleados. Las cifras oficiales proporcionadas por investigadores universitarios y especialistas lo demuestran. Hoy no está ausente la voluntad de hacerlo realidad es cuestión de tiempo.

La ocupación laboral es complicada en esta etapa global, las naciones centrales o desarrolladas robotizan cada vez más sus procesos productivos, con óptimos resultados. Es necesario reconocerlo, mientras que en México crece la informalidad, se mantienen salarios poco competitivos y una carestía creciente; el discurso oficial es ─aunque parece que a nadie convence─ cuando se sostiene que la economía mexicana está en el mejor camino.

Se les está acabando a los corruptos el maquillaje para continuar con el saqueo, por ejemplo el problema del empleo, expresidentes se  comprometieron a crearlos, jamás sucedió; hasta el momento se trabaja en echar a andar programas atractivos. Frenar el engaño ante los contextos mundiales adversos, entender la lógica de la pinza global que arrastra economías débiles como la mexicana, se debe apresurar el paso frente a los inconvenientes dictados por las potencias mundiales.

En otras palabras ser competitivos ante la emergencia, ya es hora de dejar atrás el consejo del expresidente Miguel de la Madrid Hurtado “es hora de apretarse el cinturón”; así llegaron los programas sociales, los pactos con organizaciones empresariales y sindicatos, congelación de salarios, en una palabra austeridad total.

México ha cambiado, el escenario es otro, aguda competencia con respecto a países que han apostado a la educación, creación de fuentes de empleo bien remunerado, aplicación de justicia y combate real a los actos corruptos. Es la clave.

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país,  21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República, catedrático de la Universidad de la Veracruz.

Por J. Mario R. Fuentes (*)
jomarefu@hotmail.com