Gente PVLetras Sahumerias

Impulso poético

La lectura encierra lo mágico, lo oculto y diversas formas de ver y entender la vida


Por M en E Marisú Ramírez

Octavio Paz, nuestro Premio Nobel de Literatura no termina de llamar mi atención, fue un pensador sin melodrama, se batió en las letras sin excesos, por todo esto sugiero su legado pase a las nuevas generaciones con toda su espléndida propuesta.

Algunas de sus obras que he tenido la fortuna de leer, me impregnan de emoción difícil de dimensionar, pertenece al siglo pasado, aunque se le ve en todos los tiempos. Es de esos seres creativos presente en todo, aunque declaró siempre estar en la poesía, sustancia que lo vio crecer y consolidarse.

Realmente mi interés crece por este excelso poeta al revisar una parte de su obra donde dejó clara su inclinación “Aunque he publicado muchos libros de prosa, mi pasión más antigua y constante ha sido la poesía. Mi primer escrito, niño aún, fue un poema; desde esos versos infantiles la poesía ha sido mi estrella fija”.

Sería hermoso que los niños mexicanos, en especial los vallartenses, degustaran del nobel de literatura como saborear un rico helado de chocolate, el preferido de otro nobel, Gabriel García Márquez; porque así se debe rendir reconocimiento, un escritor profundizando en su propuesta literaria.

“…la poesía está enamorada del instante y quiere revivirlo en un poema”, mensaje memorable en 1990 cuando en su discurso de aceptación del Premio Nobel puntualizó su preferencia. Su visión clara lo llevó a estar convencido de que un pueblo sin poesía es un pueblo sin alma. Por ello insisto en que en los programas de literatura en todos los niveles educativos esté presente este llamado y cuidar el lenguaje como él lo hizo. Niños, jóvenes y adultos podrían encontrar en la propuesta de Octavio Paz el ingenio y la emoción con expresiones sinceras y perfectamente reflexionadas, es como escuchar el latido de las palabras libres de quimeras.

Para mí, como para muchos que han revisado la poesía de Octavio Paz, su propuesta poética más emotiva es La estación violenta, ahí el escritor da a conocer la talla de las letras españolas; salió de lo tradicional, logró romper paradigmas de su tiempo sin llegar al vanguardismo, la originalidad emotiva de su pensamiento debe despertar el interés de las nuevas generaciones, moverlas a la creatividad de su pensamiento.

La obra de nuestro nobel de Literatura presentó variadas fases del lenguaje español que los estudiantes deben conocer para distinguir la fusión de pensamientos emanados de las propuestas de este impresionante escritor, de ninguna forma puede ser ignorado su legado.

Ejemplo para la juventud sin duda, se registran sus primeros poemas de este estupendo ensayista a sus 17 años; la clara influencia de Pablo Neruda, Antonio Machado entre los más, fueron vistiendo las expresiones postrevolucionarias de sus productos literarios, con una magia inigualable aplicada a los aspectos sociales, el surrealismo, la naturaleza y el análisis existencial, lea por favor este bello fragmento del poema Escrito con tinta verde:

La tinta verde crea jardines, selvas, prados,
follajes donde cantan las letras,
palabras que son árboles,
frases que son verdes constelaciones.

Deja que mis palabras, oh blanca, desciendan y te cubran
como una lluvia de hojas a un campo de nieve,
como la yedra a la estatua,
como la tinta a esta página.

Para este maravilloso pensador no existieron límites para expresar sus ideas, como diplomático fue coherente con ellas, su manifestación espiritual no terminará de ser valorada, desde la lectura del Laberinto de la soledad en lo personal me hizo reflexionar sobre la vivencia y rupturas de México en su historia. se extiende en sus percepciones a los pueblos latinoamericanos.

La lectura encierra lo mágico, lo oculto y diversas formas de ver y entender la vida; será fundamental superar las bajas evaluaciones en comprensión de lectura en pruebas internacionales y dejar un poco la tecnología que piensa por los jóvenes, y para lograrlo nada mejor que leer a Octavio Paz. masryram@msn.com