Pedrada y a correr

Donald Trump.


Por J. Mario R. Fuentes (*)

CON TODO CONTRA EL FRATRICIDA

Aventar la piedra y echarse a correr para evadir la responsabilidad del daño ocasionado. Esto lo sabe hacer el inquilino de la Casa Blanca con mucha eficiencia y destreza.

Recordar sus expresiones xenofóbicas y racistas durante su campaña a la presidencia del país más poderoso del mundo, ni Barak Obama se salvó. Su blanco preferido fueron los México-americanos, de terroristas, criminales no los bajó, incluso miembros de sectas religiosas y todo latinoamericano fue ofendido por el que ahora se expresa al contrario.

Aplicar el merecido castigo al responsable de las agresiones contra nuestros hermanos tiene que ser contundente, pedir se traiga a México para juzgarlo es lo correcto, somos una nación de respeto, exigir lo conducente de acuerdo a los tratados internacionales es lo adecuado. Fue un acto terrorista, no debe pasarse por alto.

Los mexicanos estamos agraviados; el canciller Marcelo Ebrard Casaubon lo sabe y de ahí se derivó la entrega de una petición al gobierno de los Estados Unidos por el certero asesinato de ocho mexicanos en el conocido centro comercial de El Paso, Texas; además se extenderá una petición a la Fiscalía General de la República para que se investigue y fundamente la acción como acto terrorista. No es para menos.

NO ENGAÑAR ES LA MÁXIMA

Así  es para la existencia, el limitado da lecciones a mucha gente para la cual es difícil descifrar lo que se expresa; en mi caso nadie me enseñó a emular a esos seres, tampoco ser hipócrita, me siento bien así al llegar a la madurez, mi salud no es la mejor, mi vida sí, existo en la lección de la belleza, el valor de las palabras es inmenso siempre y cuando se exprese correctamente lo que se pretende comunicar, lo contrario es manipulación y engaño.

Lo he comentado en diversos foros a lo que se me ha invitado, no soy enemigo de las nuevas tecnologías de la información y comunicación, solamente reflexiono cuando los jóvenes universitarios o sociedad “enterada” defiende a las redes sociales o al apoyo que les brinda San Internet para la realización de algún trabajo académico o bien la adopción de una posición frente a un problema importante.

Está fuera de lugar considerar al lenguaje como recurso terciario o cuaternario al actuar así se le demerita, al decir que los mensajes en estos medios son revolucionarios sin percatarse de las malversaciones lingüísticas. Los medios de información tradicionales se conjugan con los canales digitales, los más tendenciosos que son las redes sociales, las llamadas telefónicas y los llamados WhatsApp; todo un mundo de opiniones y datos a disposición de los ciudadanos, ya de por sí aburridos de tantos impactos visuales y auditivos, se cae en la manipulación de la realidad.

Me llevó a la reflexión  profunda el Presidente de México López Obrador cuando denunció, “El país lleva 30 años en bancarrota, desde que se está aplicando la política neoliberal”, para algunos analistas son declaraciones guajiras, mientras para otros se tiene que observar el comportamiento de la economía doméstica y global. Y agregó que no se está en el filo de la navaja, sin embargo el dólar está a la alza y el plan de negocios para Pemex en el congelador, y ahora China desafiando a EU con una guerra comercial, la cual parece interminable.

Por si eso fuera poco, todavía no logra el licenciado López Obrador sacudirse parte de la caterva heredada de otras administraciones  ellos tienen percepciones correspondientes a tres décadas y media atrás. En ese entonces sí estuvo en bancarrota el país, precisamente durante el gobierno del licenciado José López Portillo (1982); la clave está en el anunció emitido por el maestro Jesús Silva Herzog (titular de la Secretaría de Hacienda) referente a la suspensión de pagos a los acreedores mundiales para renegociar la deuda mexicana. No se está en ese escenario que muchos detractores quisieran.

El camino es complicado con el mandatario bipolar de los Estados Unidos de Norteamérica en su camino a la reelección, por otro lado las transacciones comerciales mundiales las cuales golpean a las economías emergentes como la mexicana, sumada la falta de aplicación de tecnología a los procesos productivos mexicanos, en este ámbito surgirá un ramillete de posibilidades con la puesta en marcha del T-MEC; mientras esto no suceda la incertidumbre prevalecerá sobre la cabeza de México. Estados Unidos, con este mandatario ha dejado de ser confiable. Jamás un presidente de esa nación había cometido tantos errores como el actual.

Existen demasiados conflictos por resolver, controlar el flujo de armas, la migración y la crisis de confianza; controlar eso en un mundo donde la amenaza de una conflagración  mundial está latente, se requieren protocolos sensatos y sobre todo, quitar de las manos equivocadas las decisiones sustantivas que demandan inteligencia.

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país,  21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República, catedrático de la Universidad de la Veracruz.

jomarefu@hotmail.com