Gente PV

“Las barras entre más se corran, más limpian la mente”

Paola Ochoa
Facilitadora de Access Consousness Barrs


Miguel Ángel Ocaña Reyes

Una novedosa terapia que despierta la conciencia de las personas para encontrar equilibrio en sus vidas, es la terapia de barras, cuyo principio está basado en alinear puntos estratégicos en el cerebro que permiten solucionar problemas relacionados con el estrés, mejorar el rendimiento, el estado de ánimo, aumentar la autoestima, la creatividad, limpiar el inconsciente, o simplemente para quienes desean experimentar paz interior o abrir sus posibilidades mentales.

En entrevista, Paola Ochoa, Facilitadora de Access Consousness Barrs, explica los principios de esta terapia y sus alcances en la mente humana.

¿Cómo surge esta terapia?

Esta nace en Estados Unidos con Gary Douglas, él la crea porque llega un momento en su vida en el que se pregunta “¿a qué vine?, ya estoy harto, estoy repitiendo patrones, no funciona, todo está atorado”, ya sabes que nos llega un momento en nuestra vida, “¿qué más voy a hacer en esta vida?, ya estoy viejo, no me van a contratar, etcétera”, y de ahí él crea esta terapia, obviamente estudiando la mente, consciente, inconsciente y todas las partes de la mente, entonces él, tocando los puntos, limpia, es decir, toca de extremo a extremo, es negativo, es positivo, al hacer eso corre la barra, está mandando energía, entonces limpias el disco duro, ¿por qué?, ahí te va, tú naciste con un propósito, tú vienes con un propósito, ya sabes tu propósito, pero en el momento en que naces, ¿qué pasa?, te empiezan a educar, ¿quién te educa?, ¡tus papás!, que traen educación de también sus papás que no han resuelto, miedos, angustias, frustraciones, carencias, entonces te educa alguien que tiene miedos, ansiedades, carencias, angustias, y entonces estás educándote con patrones que no son tuyos, ¿y qué pasa?, después entras a la escuela, ¿en la escuela qué pasa?, que te creas un personaje para ser aceptado y encajar en esa sociedad con los amiguitos, con esa tribu, y entonces otra vez dejas de ser tú, y te vas perdiendo y se te olvida a qué venías, entonces te compras el estudiar, “voy a estudiar esto porque ahí hay lana”, sí, pero ¿dónde está tu propósito?, ¿dónde está con lo que venías?, porque tú venías a algo, todos venimos a algo, muy pocos son los que de verdad se aferran, pero son pocos los que vienen y no se dejan contaminar.

¿Es una descontaminación mental?

Claro, es una limpieza mental, es limpiar toda esa porquería, traemos cosas de religión, miedos, culpas, ¿cuánta gente no crece con tanta culpa?, “es que si tú hace eso eres un mal hijo”, “es tu cruz hijo, aquí se viene a sufrir”, “la vida es fuerte y es pesada”, “el dinero no es fácil de ganar, hay que salir y rajarse la cara para tener dinero”, y creces así, y no es cierto, tú vienes a merecer todo, pero nos enseñan a no merecer, a tener culpas, si te dan algo, es culpa, “chin, híjole no, qué va a pensar si yo le cobro de más”, entonces vivimos con miedo a cobrar, con miedo realmente a que nos paguen porque ya sabemos, entonces nos volvemos chiquitos y vivimos frustrados, por ese miedo, “la gente que tiene dinero se vuelve mala”, “todos los que tienen dinero son malos”, “los pobres sufridos son buenos”, y así creces, y así vives, y de repente llega un momento en que dices, “no soy feliz”, tenemos la creencia de que a los 40 años ya una mujer es vieja, “quién la va a querer”, “quién le va a dar trabajo”, y hay un mundo de posibilidades, que es cuando las personas después de los 30 es cuando tienen más experiencia, madurez, fortaleza, sabiduría, es cuando más trabajo debería de haber y es cuando un país más crecería.

¿Cómo generan los puntos este equilibrio o cambian la conciencia?

Porque tu al limpiar, es como una cebolla, empiezas a quitar, tú solito te empiezas a dar cuenta de reacciones que vas a empezar a tener que antes no tenías, o que antes te costaba trabajo, y eso es lo maravilloso, que la sanación está en ti, yo te limpio, pero la sanación está en ti, tú te vas a empezar a dar cuenta, y dices, “¡en la torre! Yo aquí hubiera reaccionado así, y me ha llevado muchos problemas reaccionar así y ahora no reaccioné, y tuve otros resultados”.

Es como ir al psicólogo, pero es trabajar con uno mismo

¡Tú mismo!, lo que hacemos es que tú naciste con una conciencia,  esa conciencia te la ensuciaron, bueno, esa conciencia yo te la limpio y aparte la despertamos, entonces tú estás al tiro, checando todo perfectamente lo que está pasando, ahora sí estás en el aquí y en el ahora, ya ves que tanto te hablan de “aprende a estar en el aquí y en el ahora porque estás en el pasado o estas en el futuro”, bueno, con las barras, entras en esa conciencia y sabes estar en el aquí y en el ahora…

¿Cuántos puntos se tocan en las barras?

32 puntos que tenemos en el cerebro…

¿Qué pasa si una persona no capacitada corre las barras?

No pasa nada, porque aparte no es nada más te toco tus puntos, yo estoy perfectamente alineada, y estoy perfectamente estudiada, y yo por medio de palabras, de concentración y meditación al momento de hacerte las barras, yo también entro en un estado de meditación, entonces el hecho de que vayan y te pongan los dedos, pues no, para eso es la preparación, por eso debes ir con un especialista y un facilitador…

¿En cuánto tiempo hace efecto esta terapia para notar los cambios?

La gente, a veces desde que salen de aquí ya captaron todo el rollo, por ejemplo, el día que duermen la primera noche después de las barras, me dicen, “dormí divino”, gente que no podía dormir, o que tenía insomnio, y a partir de ahí, conforme van pasando los días, se van percatando y dicen “¡Ay Dios!, ¡soy otro!”, poco a poquito, las barras entre más se corran, más limpian la mente, porque imagínate, si fuera un niño de siete años apenas, ¿sabías que es cuando los niños tienen abierto el plexos solar?, sí tú conectas tu plexos solar con el cerebro y el corazón, es cuando todo se da, pueden crear todo con la mente, todo, pero se los cerramos, y si te digo cómo se los cerramos, a lo que llaman el tercer ojo, llevándolos a la iglesia a que los bauticen, al hacer eso, cierran el tercer ojo, para que veas hasta dónde la religión nos tiene manipulados para que no tengas poder propio, por eso es que te dicen, “despierta la glándula pineal”, pues sí, hay que hacer mucho trabajo, imagínate todo el poder que nos han quitado…

¿La terapia de barras la vuelve a abrir?

Exactamente, la empiezas a abrir, entonces entre más corras tus barras y más corras tus barras, tengo pacientes que vienen cada semana, otros cada mes, es dependiendo lo pesado que tú te sientas, por la negatividad, por todo el ambiente, tú empiezas a limpiarte tú solo, después de las barras con unas frases que yo te doy, tú las empiezas a manifestar, las empiezas a decir y te empiezas a dar cuenta, pero conforme tú te vas sintiendo más ligero, menos necesitarías las barras, pero hay que limpiar tanto, estamos tan contaminados, que sí regresan conmigo varias  veces.

¿Cuánto dura una sesión?

Una hora, el paciente se recuesta boca arriba, hago que diga una frase para que me permita por favor entrar, yo le tengo que pedir permiso, yo tengo que pedirle permiso a los altos mandos, y muchas veces cuando estás corriéndote las barras, tú lo sientes, todo mundo me dice, “estabas tú y otra persona”, y no, estaba yo solita, entonces yo tengo que pedir permiso, vienen, obviamente hay protecciones, y ahí yo entro en ese estado de meditación, y se duermen y se van, pero cuando despiertan me dicen, “es que estaba como dormido, pero no”, se crea una fuerza muy extraña.

Es despertar esa conciencia, es despertar ese tercer ojo que se cerró, que sin querer dejamos que nos cerraran, que es el estar conectados con el verdadero creador, porque la fuerza está en nosotros, nosotros somos los creadores o los destructores, y el universo está para darte, entonces si tú vibras ligero, todo es ligero, todo se mueve, todo fluye, lo que te dan las barras, es que conoces la diferencia, es tanto lo que despierta la conciencia que tú dices, “esto no está bien, esto está bien”, “esto me hace sentir ligero y esto me hace sentir pesado”, y ya lo haces consciente…