Gente PVToma Control

¿Por qué debemos entender las bases moleculares del Cáncer?…


  • Una vez que se forma la mutación en los cromosomas, las células dañadas se multiplicaran más rápidamente que las células normales, lo que se convierte en tumoración

Dr. Raúl Morales

Estimados amigos, la misión de los artículos que escribo en este diario tiene como finalidad principal, orientar y reeducar en salud a nuestra comunidad, esta es la razón por la que en esta ocasión la temática se la dedicaremos a un tema muy polémico, el Cáncer, padecimiento muy presente en los mexicanos y que requiere toda nuestra comprensión para buscar soluciones reales y verdaderas, para eso, primero debemos conocer profundamente las raíces del origen de este maligno padecimiento y entender sus debilidades, para que a su vez, esto nos ayude a elaborar programas de prevención y detección oportuna, y así se podrán rescatar muchos pacientes al recibir tratamientos efectivos y oportunos, recordando siempre que la intención permanente es la detección de casos de pacientes a  tiempo y que puedan ser curados, obteniéndose prolongación de su vida al máximo, acompañado de una excelente calidad de vida.

Desde el punto de vista histórico, la literatura nos refiere que se encontró evidencia de tumores fosilizados en los huesos de momias en el Antiguo Egipto, lo que significa que esas personas fallecieron por algún tipo de cáncer. La descripción más antigua del cáncer se originó en Egipto alrededor del año 3000 Antes de Cristo, según lo descrito en el papiro por Edwin Smith, que es la copia de un libro antiguo egipcio que menciona la cirugía de huesos; en esa época se menciona también que no había tratamiento efectivo para esta condición, algo muy parecido a nuestra época actual.

El origen

Hipócrates denominó a esta enfermedad con el nombre de cáncer, que en esas fechas describía la formación de tumores y ulceraciones en los seres humanos. Para entenderlo mejor, se le denomina carcinogénesis al origen de esta enfermedad la cual puede durar varios años y pasar por diferentes etapas, se han detectado diferentes sustancias o tóxicos que pueden llegar a transformar a los cromosomas de nuestras células en malignas.

Debemos recordar que existen infinidad de sustancias químicas y agentes físicos como el sol y la radiación que pueden ser carcinogénicos. Como dice el dicho, “para muestra, basta un solo botón”; aquellas personas que son portadoras de amalgamas en la dentadura, deben saber que están hechas de 50% de mercurio y el otro 50% contiene plomo, cobre, zinc, plata, estaño, oro y otros metales tóxicos, estas personas con amalgamas día y noche están masticando; en cada masticada están desprendiendo micro partículas de este material tóxico  las cuales son ingeridas y pasan directamente al tubo digestivo donde son absorbidas y de ahí pasan a la circulación para llegar directamente a la medula ósea, que es el sitio donde se están formando las nuevas células y este material tóxico puede incrustarse en los precursores celulares que son los cromosomas y entonces se transforman en células anormales malignas y esta es la razón del porqué se les llaman agentes carcinogénicos y que pueden aliarse con otros factores tóxicos como es el humo del cigarro, el alcohol, las drogas, el medio ambiente contaminado e incluso el exceso de las radiaciones solares, todos estos factores favorecen para que el cáncer se desarrolle en cualquier persona.

Mutación

Una vez que se forma la mutación en los cromosomas, las células dañadas se multiplicaran más rápidamente que las células normales, lo que se convierte en tumoración. Es una ironía que actualmente esto que está ocurriendo pudiera evitarse tan solo con hacer uso del conocimiento relacionado con las bases moleculares del cáncer. Para fines prácticos, el cáncer se define como un grupo de padecimientos caracterizados por una proliferación ingobernada y autónoma de células malignas que, paulatinamente por su desarrollo y crecimiento, estarán sustituyendo a los tejidos normales y todo esto como consecuencia de las mutaciones que se produjeron gracias a la exposición a los múltiples tóxicos que ingerimos y al medio ambiente contaminado que tenemos, y que da como resultado una inestabilidad genética, lo que se convierte en una pesadilla cuando a la persona se le confirma que tiene un cáncer agresivo y avanzado.

Debemos recordar que las funciones de las células están controladas por proteínas codificadas por su ADN, el cual organiza a los genes y esta organización tan perfecta se pierde cuando aparece el fenómeno maligno y que será capaz de alterar la estructura proteica, y finalmente afectar la función celular de cualquier órgano.

Anormalidades cromosómicas

Como información de carácter científico, la función celular será alterada cuando existen alteraciones de un gen que la transforma en malignidad, sin embargo, se requiere que ocurran dos o más anormalidades cromosómicas de la misma célula, ordinariamente existen mecanismos responsables del mantenimiento y la reparación del DNA celular, su estructura y el orden de sus bases de nucleótidos que pueden mutar, estas mutaciones desafortunadamente pueden heredarse o pueden ocurrir de manera esporádica, esto dependerá de cada persona, ya que a nivel de los nucleótidos estas mutaciones pueden ser sustituciones, deleciones (tipo de mutación genética en la que se pierde material genético).

Existen varios oncogenes como P53 que pueden activar las mutaciones al alterarse el orden de la secuencia de los aminoácidos en puntos críticos de cada proteína, lo que significa en palabras sencillas, que son las alteraciones moleculares que caracterizan a la aparición o desarrollo del cáncer, el cual aparece a partir de la acumulación y selección sucesiva de alteraciones genéticas y epigenéticas que permiten a las células cancerosas sobrevivir, multiplicarse y evadir los mecanismos reguladores de la apoptosis, la proliferación y el ciclo celular.

El gen P53 está encargado de elaborar la proteína tumoral llamada P53, la cual se encuentra en el núcleo de las células y cumple la función importante de la multiplicación y destrucción de las mismas, que es la apoptosis o muerte celular programada, la proteína de este gen ayuda a impedir la formación de células anormales y/o células cancerosas por lo que cuando existe una mutación del gen P53 favorece que las células cancerosas se multipliquen y se diseminen por todo el cuerpo (metástasis) por lo que cuando se encuentran cambios en este gen deja de  ser Gen supresor de tumores, lo que facilita la diseminación del cáncer en el ser humano. Insistimos este articulo tiene la misión de orientar y reeducar en la temática del cáncer a nuestra población, por favor, coméntenlo y divúlguenlo entre sus amistades y familiares, si tiene alguna pregunta o comentario comuníquese con nosotros al teléfono (322) 293 6161 o al correo drmorales2019@gmail.com.