Incertidumbre por el futuro de El Salado; habrá consulta ciudadana de UdeG por su futuro

José Reyes Burgos
Puerto Vallarta


Ciudadanos de Puerto Vallarta han manifestado su intriga en torno al futuro del estero El Salado, luego de que el Gobierno de Jalisco anunciara que existe un proyecto para construir un Parque Biocultural en su territorio, pero que esta obra se someterá a una consulta ciudadana, cuyos mecanismos de participación y fechas aún no han sido dados a conocer con precisión.

La consulta, no obstante, estará a cargo del Centro Universitario de la Costa (CUCosta), de la Universidad de Guadalajara. De acuerdo a lo dicho por el gobernador Enrique Alfaro, ahí los  ciudadanos podrán “quitarle o ponerle” lo que quieran al proyecto del Parque Biocultural Vallarta.

De inicio, y según los planos mostrados, este complejo integrará un foro de espectáculos, una “Expo Nacional Vallarta”, un jardín botánico, área de juegos infantiles, canchas, cocodrilario, estacionamiento de autobuses y diversos accesos; formaría parte de una “red de parques naturales” que el gobierno construiría sobre otras áreas naturales de la región, como el río Palo María o la isla del río Cuale.

La extensión del estero del Salado se compone por 286 hectáreas de flora, sin embargo, únicamente 168 fueron decretadas como Área Natural Protegida (ANP) por el gobierno federal en el año 2000, por lo que el resto son consideradas como una “zona de amortiguamiento”, que separa la mancha urbana de la flora natural.

En toda la ANP hay 135 hectáreas de manglar, una planta que también está protegida por la Norma Oficial Mexicana en materia de medio ambiente. El estero del Salado es el sobreviviente de lo que alguna vez fue una costa llena de manglares y lagunas, pantanos y arroyos, todo un ecosistema que con el paso de las décadas, fue destruido para dar paso a las zonas hoteleras y marinas.

Desde la década de 1970, empresarios y autoridades locales se habían planteado la posibilidad de construir sobre el estero El Salado el complejo Marina II, un espacio de muelles, fraccionamientos y puertos adicionales a los que existen en el desarrollo actual del mismo nombre.

Sin embargo, gracias a la lucha social emprendida por distintos personajes, se evitó dicha situación hasta que en el año 2000 se protegió lo que quedó de El Salado.

Hoy esta ANP mitiga los efectos de la contaminación, filtrando las aguas negras y basura que recibe para evitar que lleguen al mar.  Además es hábitat de cientos de especies de aves y peces que se reproducen en sus aguas, crustáceos y reptiles.

En la consulta a realizarse, aún se desconoce si el ciudadano podrá votar para que el proyecto del Parque Biocultural Vallarta se cancele, ni que opciones habrá en la boleta para cancelar determinadas obras planteadas. Un par de bosquejos es lo que se ha expuesto sobre el tema, por lo que se espera que próximamente el CUCosta anuncie los detalles de la votación para definir que será del pulmón urbano de Puerto Vallarta.