Innovación tecnológica: ¿hacia dónde va el mercado?

En los últimos tiempos ha habido una gran expansión en todo lo referido a Inteligencia Artificial, realidad virtual, ciudades inteligentes o Internet de las Cosas. Sin embargo, el desarrollo y crecimiento de todas estas áreas es tan acelerado que puede ser desafiante y hasta un poco confuso comprender realmente de qué se trata cada una de ellas. Para entender un poco mejor el panorama tecnológico actual y saber qué rumbo tomarán las diferentes disciplinas en los próximos años, te contamos más detalles a continuación:

.

Inteligencia Artificial

Aunque quizás no lo notemos, la Inteligencia Artificial forma parte de nuestra realidad: sugerencias de programación en Netflix, creación de listas de reproducción personalizadas en Spotify, diagnóstico de enfermedades complejas, entre otros. Esta rama de la tecnología ha llegado para quedarse y se encuentra en permanente expansión ya que su uso e implementación es cada vez más versátil: medicina, transporte, negocios, seguridad y mucho más. Puntualmente en el campo de los negocios ha introducido cambios trascendentes. Por ejemplo, en atención al cliente los AI chatbots funcionan 24/7 mediante voz o texto, en el área de producción son capaces de mejorar los procesos y optimizar recursos y en lo que a toma de decisiones se refiere son capaces de analizar todas las variables y anticipar resultados, mejorando la rentabilidad de las empresas.

.

Impresión 3D

Hace ya varios años que la impresión 3D nos cautiva con sus infinitas posibilidades de formato y diseño. Lo interesante de este método es que ofrece la posibilidad de imprimir cualquier objeto y al estar al alcance de todos democratiza -y además acelera- el proceso de producción. Se estima que en los próximos cinco años se podrán imprimir todo tipo de objetos; desde celulares hasta utensilios de cocina, reduciendo de esta forma el precio de los productos a nivel internacional. Actualmente es posible encontrar impresoras 3D a un valor que ronda los 300 USD, pero se calcula que a mediano plazo su costo puede reducirse hasta en un 50%.

.

Realidad virtual y aumentada

Al mencionar estas tecnologías, normalmente pensamos en videojuegos, entretenimiento  o en efectos para nuestras fotos y videos en las redes sociales. Por fortuna también tiene aplicaciones en el ámbito educativo, para el tratamiento de fobias, en medicina e incluso en entrenamiento. Este año aumentó significativamente la venta de cascos de realidad virtual y en paralelo, también ha crecido la oferta de softwares para este formato. Hay quienes afirman que en  los próximos años la realidad virtual será capaz de reemplazar tanto al cine como a la televisión, modificando consigo al lenguaje cinematográfico y a la manera de producir y consumir contenidos audiovisuales. Como si esto fuera poco, también se están desarrollando dispositivos que cuentan con sensores para el olfato, el tacto, etc.

.

Ciudades inteligentes

Si bien aún no están masificados internacionalmente, todo indica que el futuro de las ciudades inteligentes mucho tiene que ver con el uso de drones y autos autónomos. Estos vehículos han reconfigurado la forma en la que se vive en una ciudad, fomentando un cambio de paradigma en lo que a movilidad se refiere. Por otro lado, también se están instalando sensores en muchas de las grandes capitales del mundo; útiles para poner multas por exceso de velocidad, prevenir inundaciones o terremotos, o incluso dentro de los tachos de basura para saber si están llenos.

Como todos los objetos ligados al Internet de las Cosas, el objetivo principal es poder optimizar procesos para saber si los servicios funcionan correctamente, reducir costos estatales y prevenir inconvenientes a futuro.

.

Hogares autónomos

Las casas inteligentes cuentan con una lógica similar a la de las ciudades. Éstas buscan automatizar algunos procesos como el uso de la electricidad, la temperatura interior, el riego, la apertura y cierre de puertas, la activación de alarmas, entre otros. No sólo de comodidad se trata, sino que se busca optimizar los recursos para ahorrar, ser más sustentables y hacer un uso más consciente de la energía. Por otra parte, también se están desarrollando robots que puedan llevar a cabo tareas específicas y rutinarias como aspirar, limpiar la piscina o cortar el césped.

¿Qué otras innovaciones traerá consigo el próximo año?