CiudadLocalPortadaPrincipalRegión

Huracán desató pánico e hizo cerrar negocios en Vallarta, pero no pasó nada

A casi 17 años del huracán Kenna, el pánico sedujo nuevamente a los vallartenses ante la proximidad de Lorena, que al final no hizo nada en Vallarta.

José Reyes Burgos
Puerto Vallarta


La proximidad del huracán Lorena el día de ayer a la costa de Jalisco, desató el pánico entre los habitantes de Puerto Vallarta, quienes vislumbraron la posibilidad de afectaciones en la ciudad. Ante este panorama, una gran cantidad de propietarios decidieron no abrir sus comercios desde temprano y dejar descansar a sus empleados.

Eso implicó una gran pérdida económica para la jornada, en la que también se suspendieron clases por instrucciónes de las autoridades. Sin embargo, al final apenas y llovió en Puerto Vallarta, y el paso del huracán ni siquiera se percibió más allá de las publicaciones de Facebook.

Con todo eso, hay quienes critican el pánico con el cual se cerraron los negocios sin tener una perspectiva clara de la ruta del huracán, haciendo perder una jornada económica en jueves. Además, las clases siguen suspendidas este viernes, pese a que el amanecer fue ameno, tranquilo y el cielo está nublado, sin lluvia.

Al final, las afectaciones del huracán en Vallarta fueron artificiales; ni llovió fuerte, ni hubo inundaciones, mucho menos oleajes peligrosos, pero la gente prefirió no trabajar ni estudiar, algo que se entiende a casi 17 años del paso del huracán Kenna en el 2002, que si destruyó la franja turística de la ciudad.

La temporada de huracanes se encuentra vigente y el escenario ocurrido el jueves probablemente se vuelva a repetir, en cuanto un ciclón de esta naturaleza vuelva a formarse en el océano Pacífico y se aproxime a la costa de Jalisco, como el año pasado también lo hizo Willa, que si asustó con oleajes grandes a la región, y dejo en estado de desastre la costa de Nayarit y Sinaloa.