Conoce a Hilario, vallartense Wixárika premiado en China que hace arte ‘huichol’

José Reyes Burgos
Puerto Vallarta


Hilario vive en Puerto Vallarta, y es un hombre que pertenece a la etnia mexicana llamada “wixárika”, más coloquialmente conocida como “huichol”. Y todos los días, no piensa dos veces en salir a trabajar para exponer su más grande pasión en la vida: el arte con chaquira, famoso en todo el mundo y tradicional de su gente.

Fabrica todo tipo de figuras, en especial animales, lo hace actualmente en la tienda El Mercadito, ubicada en el corazón de la Zona Romántica de Puerto Vallarta. Cuenta a este diario que, desde que era muy joven, siente gran entusiasmo y pasión por cubrir de chaquiras figurillas de cerámica y fibra de carbono, usando cera de abeja.

“Actualmente, lo hacemos con chaquiras de vidrio, importadas, sobre figuras de madera o cerámica talladas o construidas, una por una, o con una aguja, es una técnica de mi gente que me gusta mucho, toma su tiempo y me siento orgulloso de hacerlo”, señaló.

Y es que hay trabajos que pueden tomar, desde un par de horas, hasta incluso un mes. Su familia, también wixárika y quienes viven en la sierra de Jalisco, formó parte de un proyecto, el “Vochol”, que fue nada menos que un auténtico Volkkswagen escarabajo cubierto por más de 4 millones de chaquiras gracias al trabajo de 6 meses de 8 artistas wixárikas de Nayarit, entre ellos el tío político de Hilario.

El Vochol viaja por todo el mundo y es exhibido como pieza de arte mexicano, en distintas exposiciones internacionales, es un carro totalmente funcional.

Él, no se queda atrás: pues en el 2016 viajó a China para representar el arte de su etnia en un congreso internacional, donde fue premiado por sus creaciones. “Al mundo le encanta el arte wixárika, y a nosotros hacerlo”, señaló.

Sus obras pueden ser encontradas en la tienda El Mercadito, ubicada en la calle Venustiano Carranza esquina Ignacio L. Valarta de la colonia Emiliano Zapata. Ahí, también va todos los días por las mañanas a elaborar nuevas piezas, en un proceso artesanal que toda la gente puede ver con sus propios ojos.