Feria internacional del libro 2019

Por Néstor Cabral Biurcos

“Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar”

Antonio Machado.

La Feria internacional del libro de Guadalajara, mejor conocida como la “FIL”, es la reunión editorial más grande e importante de Iberoamérica, así como un extraordinario festival cultural realizada año tras año en la capital del estado Jalisciense. Por más de 30 años, este evento ha logrado llamar la atención nacional e internacional de millones de visitantes durante de duración la misma. Con la participación de autores de todo el mundo, distintas lenguas, cientos de editoriales así como espacios para la discusión académica de muchos temas que cruzan nuestra actualidad es que la FIL se ha convertido en un símbolo de la literatura universal contemporánea. La industria del libro convierte esta hermosa ciudad en su corazón durante estos 9 días de intercambio artístico y cultural. Este año 2019, se tuvo la honorífica participación de la India como país invitado, brindando así elementos característicos de sus tradiciones, espectáculos diarios de las distintas regiones de dicho país y una composición de libros mayor a la de cualquier otro país con excepción de México.

El pasado jueves 5 de diciembre tuve la oportunidad de asistir un año más de mi vida a la FIL, un evento con un lugar especial en mi corazón al cual puedo decir he asistido casi todos los años de mi vida. Siempre, el sentimiento de felicidad inunda mi cabeza al ver a miles de personas reunidas, asombradas por el número de libros, niños cada vez de edad más joven asistiendo a esta feria, con un brillo en sus ojos que solo refleja que tan impactante puede ser algo de esta magnitud.

Este año, además de ser un espectador de esta reunión literaria, tengo el orgullo de compartir que asistí como exponente y presentador del libro titulado “Ensayos diversos sobre política, sociedad, educación y sustentabilidad” del cual soy colaborador coautor junto con mi padre. Esta obra, la cual fue trabajada durante un total de dos años culminó con la presentación del libro en el panel de la Universidad de Guadalajara, donde tanto mi padre como yo, acompañados de la presencia del rector del CUCOSTA el Dr. Jorge Téllez y el secretario académicos del Centro Universitario de los Altos el Dr. Antonio Ponce. Juntos, fuimos parte de una presentación que duró cerca de una hora en donde se dieron reflexiones acerca de la lectura, además de agradecimientos y una breve explicación de la historia que impulsó este proyecto.

Estar sentado junto a mi padre, presentando un libro trabajado por ambos en la FIL fue un sueño hecho realidad que no hubiera pensado jamás como una realidad hace un par de años, hoy es un recuerdo que quedará en mi memoria espero por toda la vida. Me gustaría aprovechar este espacio ahora para nuevamente, y ya que nunca está de más, agradecer a quienes hicieron de este proyecto una realidad. A mis padres, gracias por darme las herramientas y su apoyo incondicional, a Miguel Ángel Ocaña Reyes por la brindarme la oportunidad de escribir en el periódico lo cual dio nacimiento al libro, a todos quienes siguen mis columnas semana tras semana por motivarme y darme el impulso para seguir escribiendo, finalmente a la comunidad de Puerto Vallarta por darme todo lo que tengo en mi vida y hacerme sentir orgulloso de mi gente que me da motivos para ser positivo en que existen razones por las cuales hay un futuro brillante para nuestro puerto.