CiudadLocalPrincipalRegión

Vallartense lucha contra Irán en ejército de EE. UU.

José Reyes Burgos

Puerto Vallarta


Estados Unidos y la República Islámica de Irán viven sus momentos más tensos en décadas. El país de fe musulmana continúa lamentando el asesinato de su principal líder militar, Qassam Soleimani, a manos de un drone de la U. S. Air Force, en un ataque furtivo. Los tambores bélicos suenan en la región.

En venganza, Irán lanzó dos ataques con misiles balísticos a dos bases militares de Estados Unidos en Irak, haciendo que este último pusiera en alerta máxima todas sus demás bases en la región.

Una de esas está en el vecino país de Baherin. Ahí, a más de 13 mil kilómetros de distancia, yace desplegado Alfredo Lugo Balvy, un joven vallartenses quien se enlistó en el ejército de los Estados Unidos de América, y ha estado peleando sus guerras desde las primeras contienda en Irak y Afganistán, allá por el 2002.

Originario de El Pitillal, su familia posee actualmente un restaurante de mariscos en Puerto Vallarta. Orgullosa se dice, de tener a un hijo defendiendo la patria, aunque sea la del vecino país del norte.

Alfredo se unió a las fuerzas armadas estadounidenses tras vivir en Hawaii y luego mudarse a Santa Cruz, California. Desde entonces conoce lo que es pelear una guerra en el extranjero en nombre de la potencia militar más grande del mundo, en carne propia.

Hoy está de turno en una base del país, también islámico, de Baherin, protegiendo una serie de complejos que almacenan misiles balísticos y de crucero, los cuales están predestinados a defender a Estados Unidos de cualquier ataque de Irán, o en su defecto, a iniciar una ofensiva contra el mismo.

Como soldado estadounidense desplegado en la siempre conflictiva zona del Golfo Pérsico, Alfredo ha vivido más cerca que nadie la guerra fría que ahora Irán (a solo 20 horas de Bahrein) y Estados Unidos pelean, y que al menor descuido, podría convertirse en la siguiente intervención militar que EE. UU. realice en la región.

Pero siempre se ha expresado orgulloso de sus raíces en Puerto Vallarta. Un puelito costero, rico en turismo, que eta tan lejos de la guerra, y vive siempre en aparente calma.