CiudadLocalPortadaPrincipal

Las joyas más raras del mundo se encuentran en Puerto Vallarta

José Reyes Burgos
Puerto Vallarta


Existe una cantidad muy grande de minerales preciosos y semipreciosos, así como joyas en todo el mundo; México, en perspectiva, es uno de los 10 grandes productores mundiales de cobre, oro y el primero de plata. Por eso no es de extrañar que en nuestro país, existan rincones con una gran abundancia de gemas y productos de hechos con estos metales.

Uno de esos rincones es Puerto Vallarta; originalmente, solía ser un pueblo minero, pues en el Cuale, 52 kilómetros río arriba, se extraían toneladas de cobre y oro, hasta la década de los años 50, cuando las minas cerraron y comenzó el auge turístico.

Ahora, una enorme comunidad de joyeros se asienta aquí, y expone y comercializa minerales, joyas y gemas exóticas, tanto de México como del mundo.

Por mucho, la galería que mejor pone en perspectiva la riqueza mineral y en gemas de México y el mundo, es la exposición en la Joyería Aviléz, donde se encuentra construido el Museo del Ópalo y Minerales de México. Una gran gama de piezas se encuentran ahí para que el público las conozca y admire.

Desde plata pura, o 999, extraída en Taxco, Guerrero, hasta amatistas de 200 mil años en su estado natural, o el ópalo más raro y caro del mundo, el negro, con su impresionante juego de color, o capacidad para cambiar su tono con el paso de la luz.

A este lugar, acuden unos 40 mil turistas por año a conocer las riquezas del mundo subterráneo. Quien visita, puede no solamente visualizar la calidad de la plata, oro y cobre mexicanos en forma de muy atractivas piezas de arte y joyería, sino ver gemas en una serie de réplicas de minas, que exponen la apariencia en estado crudo de dichas piedras valiosas.

El ópalo de fuego, por ejemplo, es un mineraloide que se produce en México, y varias minas se encuentran en el pueblo de Magdalena, Jalisco, a 5 horas de Puerto Vallarta. Una de esas minas ha sido literalmente traída a la Zona Romántica para mostrar el estado crudo de esa piedra, que a veces cambia de color, mientras también se puede ver cuando es transformada en un valioso anillo con oro.

El ópalo negro es una de las 5 gemas más extrañas del mundo, llegando a costar hasta 10 mil dólares estadounidenses por quilate. Pero aquí en Puerto Vallarta, se encuentra exhibido un penacho de arte prehispánico, esculpido en obsidiana y onix, que cuenta con varios quilates de esta extraña piedra.

Así mismo, un ópalo hidrófilo, que crece bajo el agua dulce de subsuelos inundados, es una piedra rara que cambia de color y brilla como un árbol de navidad,  cuando se le expone a la luz. Varias piezas grandes de esta roca se encuentra también expuestas en la Joyería Aviléz.

Más de 7 mil anillos y esculturas, gemas preciosas como rubís, peridotos, ópalos de todos los tipos, esmeraldas y cuarzos, además de oro, plata y cobre auténticos, se encuentran expuestos en la que es una de las joyerías más grandes de México, y está justo en el corazón de la Zona Romántica de Puerto Vallarta.

Para llegar ahí, basta con ubicar el parque Lázaro Cárdenas, entonces sobre la calle Venustiano Carranza se podrá encontrar este lugar  su cruce con Ignacio L. Vallarta.