Prohiben a chinos viajar y abordar cruceros por el virus

José Reyes Burgos
Puerto Vallarta


El nuevo  coronavirus continúa teniendo repercusiones internacionales, que ya comienzan a afectar al sector turístico mundial. Mientras el agente patógeno ya se ha cobrado la vida de unas 300 personas y ha infectado a 11 mil 791, ya son 24 los países que reportan 134 casos fuera de la China continental, incluidos Estados Unidos, Canadá, España y Alemania.

Esto ha propiciado que el día viernes, el gobierno de los Estados Unidos de América efectuara una prohibición hacia todos los ciudadanos chinos y personas provenientes de China, de no poder entrar a territorio norteamericano, si su estancia en el país asiático se remonta a 14 días anteriores o menos.

En este sentido, la medida que toma EE.UU., es equivalente a descartar a todos los turistas chinos y de este modo, impedirlos de abordar cruceros y vuelos comerciales agendados con anticipación. A Puerto Vallarta, llegan cruceros entre cuyos pasajeros hay una gran cantidad de chinos, mismos que abordan la ruta del Pacífico en la Costa Este de Estados Unidos. Mientras que los que llegan al Caribe, zarpan de Orlando, Florida.

Pero gracias a esta restricción, será imposible para los chinos abordar cruceros comerciales en aguas americanas, por lo que se espera una baja de turismo asiático en México. A esto se le añade otra prohibición que levantó el propio gobierno central de China, donde ordenó la suspensión de la venta de paquetes de viajes en grupos, cuando el 70% de los chinos hacen travesías bajo esta modalidad.

Pero no solamente eso ha sucedido; pues aerolíneas como Delta, United Airlines y American Airlines, han cancelado por el momento todas sus operaciones en China y ya no brindarán vuelos directos desde los aeropuertos de aquel país. De la misma forma, Costa Cruceros, Royal Caribbean, Astro Ocean Cruises, MSC Cruceros y Genting Cruises Line, importantes compañías navieras que suelen trabajar con turismo asiático, han cancelado sus viajes desde y hacia China, anulando el boleto de todos aquellos clientes chinos que habían comprado con anticipación.

Lo anterior, en miras de evitar lo sucedido hace unos días con el Costa Smeralda, que al llegar a un puerto italiano, fue puesto en cuarentena con sus 6 mil pasajeros ante las sospechas de que una de sus pasajeras, de origen chino, había contraído el coronavirus. Afortundamente la prueba resultó negativa, pero las pérdidas económicas por el retraso en la logística del viaje fueron enormes.

El coronavirus ya ha ameritado la alerta internacional por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), un protocolo que se ha activado, por ejemplo, también durante la pandemia de influenza AH1N1 en 2009, que se cobró la vida de unas 19 mil personas hasta 2010, paralizando al turismo mundial.

Las pérdidas económicas para Asia ya se estiman en gran cuantía, comenzando por todas aquellas regiones que suelen recibir a los turistas chinos, principalmente por las festividades del Año Nuevo chino, que han sido canceladas para evitar más contagios. Por lo pronto, el gobierno del país asiático con sede en Pekin mantiene en cuarentena a más de 50 millones de personas que habitan la provincia de Hubei y su sede, Wohan, donde el brote se originó.

Cabe destacar que de acuerdo a la Secretaría de Turismo de México, entre 2012 y 2018, el turismo chino  se triplicó, al pasar de 47 mil 810 a 167 mil 663 turistas, lo que equivale a un aumento de 250 por ciento, así como un alza promedio anual de 23.3 por ciento en ese lapso. Asímismo, en promedio los turistas de ese país pasan 1 semana en territorio mexicano, y 9 de cada 10 se hospedan en hoteles de lujo. Se trata, hasta el momento, de 14º mercado más importante para México, con un gasto promedio por turista de mil 875 dólares o más de 35 mil pesos.