La velocidad, factor clave en el éxito de los negocios digitales

Quienes peinen canas recordarán el comienzo de este milenio. Se acordarán de aquella lentitud exasperante a la hora de visualizar correctamente una imagen o de enviar un archivo adjunto en un correo electrónico. Navegar por la red era un suplicio que, en el mejor de los casos, fortalecía nuestra paciencia y, en el peor, hacía que cerrásemos el navegador web al instante. Pareciera pues que ahora, 20 años después, la velocidad al utilizar los servicios online debería ser un problema resuelto. Pero, por desgracia para los internautas, no se trata de un tema completamente superado. Y, sin embargo, resulta clave para la supervivencia de los negocios de la nueva era digital, como vamos a ver a continuación. ¡Estamos inmersos en la economía de la velocidad!

La rapidez afecta a las conversiones de manera muy significativa

Todos queremos sitios web rápidos y nos tienta mucho abandonar aquellos con cargas que se eternizan. Internet es una economía basada en la atención, donde la moneda de cambio es el tiempo del usuario, como comentábamos hace unos años. Para las empresas resulta entonces cuestión de vida o muerte mejorar la velocidad de sus webs, ya que afecta a las tasas de conversión de sus negocios (el porcentaje de visitantes que terminan registrándose o haciéndose clientes y generando algún tipo de resultado positivo para la empresa). Por eso el aumento de los ingresos derivado de una optimización de la tasa de conversión compensa con creces cualquier inversión en el rendimiento del sitio web que deba hacerse.

Cabe destacar también que, cuando hablamos de velocidad en los negocios digitales, no solo nos limitamos a la velocidad de carga, sino también a la facilidad con el que podemos disfrutar de los servicios que nos ofrecen. Es decir, no basta solo con que la página web de una empresa cargue rápido. De poco sirve si luego, por ejemplo, pagar se convierte en un verdadero tormento.

Algunos casos de éxito reseñables

Llegados a este punto, en el que ya hemos expuesto la importancia de la velocidad para el éxito de un negocio online, pasaremos ahora a ofrecer algunos ejemplos ilustrativos. Si tienes una empresa digital, toma nota, porque estos casos de éxito pueden servirte de orientación. Ahora que por fin ha llegado el momento del comercio electrónico mexicano, no parece mala idea hacerlo.

El sector lúdico tiene ejemplos muy ilustrativos sobre la importancia de unos pagos rápidos para mejorar las cifras de negocio y la experiencia de usuario. Así, por ejemplo, Betway facilita el pago para jugar a la ruleta ofreciéndoles a sus clientes la solución de pagos Skrill 1-Tap, que permite hacer un depósito de manera instantánea con una única acción. Gracias a esta apuesta por la velocidad, en un abrir y cerrar de ojos los jugadores pueden disfrutar de una partida de ruleta americana, europea, francesa o multijugador. Preparados, listos… ¡a girar!, como reza su eslogan.

A nivel de velocidad de carga, el caso de la multinacional española Telefónica es uno de los más paradigmáticos. El gigante de las telecomunicaciones pudo observar un aumento de la tasa de clics en un 31 % tras lograr reducir su velocidad de carga de 6 a 2 segundos, como se explica aquí de manera más detallada. Más del 70 % del tráfico web procede de dispositivos móviles, según informa Google, así que la mejora conseguida por Telefónica se ha traducido en grandes beneficios para la compañía.

Destaca también el caso del gigante del comercio electrónico Amazon, ya que se ha podido constatar que por cada segundo menos en el tiempo de carga, se genera una mejora de los ingresos del 10 %, equivalente a 1600 millones de dólares en ventas cada año, como explican desde 40defiebre. Amazon también ha apostado por la velocidad a la hora de pagar y ofrece la posibilidad de hacer pagos con tarjeta de crédito o PayPal en apenas un clic. Si a eso se le suma la gran velocidad con la que hacen sus envíos gracias a su amplia infraestructura logística, parece que estamos ante el ejemplo perfecto de los resultados que cosecha un negocio online cuando apuesta decididamente por la velocidad a todos los niveles.

En conclusión, la velocidad (no solo de carga web) tiene un profundísimo impacto sobre la buena marcha de cualquier iniciativa empresarial digital. Podemos ofrecer una idea novedosa y terminar en la bancarrota por no prestar atención a un aspecto como este, que todavía algunos empresarios descuidan, ya sea por ignorancia o por pura desidia. Por todo ello, te dejamos con la siguiente reflexión: ignorar la velocidad en la nueva economía digital no sale gratis.

Imágenes de: pxhere.com