OPINIÓN

Por Jorge Berry (*) – m.jorge.berry@gmail.com

Ya comenzó el mes de abril, y uno quisiera ver al futuro con optimismo, pero las cosas no van bien, ni en México ni en el mundo. No estamos creando las condiciones para garantizar un futuro en el que puedan vivir nuestros hijos y nietos, por lo menos, tan bien como nosotros pudimos hacerlo.

Aquí, en nuestro pedazo de paraíso, los políticos están más ocupados en rencillas partidistas y cambios de nombres, que en trabajar de manera conjunta para desarrollar el destino. No se está haciendo nada para mejorar las comunicaciones. Vallarta sigue siendo una ciudad con una sola vialidad moderna, y Bahía de Banderas está igual.

El desarrollo inmobiliario crece de manera desmedida, sin ningún recato ni respeto por los reglamentos urbanos, que además, ya no operan. El crecimiento vertical de la ciudad ya está provocando serios problemas de estacionamiento, con poca infraestructura que garantice el acceso a agua potable, y, como siempre, son los más pobres los que pagan la cuenta.

La burbuja de los bienes raíces puede reventar en cualquier momento, y llevará a muchos al despeñadero económico. Tenemos que reconocer que en nuestra zona hay muchos trabajos en el sector turístico que se quedan vacantes porque no hay infraestructura encargada de preparar y entrenar a la gente para que se integre a la cadena productiva. Hay esfuerzos de la iniciativa privada, pero falta coordinación con las autoridades.

Es increíble que un lugar como Boca de Tomates, no tenga servicios de electricidad. A lo mejor ni los quieren, dados los precios altísimos que se pagan gracias al imperio de Bartlett en el sector energético.

El mundo tampoco es un lecho de rosas. Si alguien aún duda del daño que se está causando a la atmósfera del planeta, les pregunto: ¿Recuerdan otro mes de marzo en el que las temperaturas de Guadalajara hayan rebasado los 30 grados Celsius, mientras en Vallarta-Bahía andábamos en 26? Yo tampoco.

Esto no es una cosa menor, y el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, fiel a su vocación setentera, no respeta, ya no digamos a la naturaleza, sino a los ciudadanos que quedamos indefensos ante sus excesos. Me dicen mis cercanos que aún viven en CDMX, que el aire es una pesadilla constante.

Mis nietos tienen que crecer respirando la porquería que produce la planta de generación de Tula, porque el señor presidente piensa que el combustóleo es la forma más efectiva de crear electricidad. Claro que su nieto vive en Houston, así que el tema no le preocupa.

Al gobierno de Estados Unidos sí le preocupa. Por tercera vez, John Kerry, el zar del cambio climático, vino a México a reunirse con AMLO, porque su reforma eléctrica no solo viola el Temec, sino que además es suicida.

Al terminar la reunión, lo de siempre de presidencia. Que todo fue “necesario y cordial.” Que seguimos siendo amigos. El embajador de EU en México, Ken Salazar, tuvo otros datos. Dijo que les dieron una copia de la iniciativa para revisarla y hacerle cambios de manera conjunta, para que se ajuste al Temec, y no contamine.

Al día siguiente en la mañanera, el presidente mostró que es un ladino. Desmintió a Salazar, y dijo que no cambiará ni una coma al documento. Que en efecto, se dio una copia de la iniciativa, pero solo para in formación. Incrédulos, los reporteros le preguntaron sobre la revisión conjunta. El presidente dijo que se tocó el tema, pero él no aceptó. Bueno, solo se quedó callado, pero eso no es aceptar.

El gobierno de EU sabe bien ya con quién está tratando en México. López Obrador no tiene palabra. ¿Cuántas veces ha dicho que, ahora sí, ya habrá medicamentos para niños con cáncer? Y sigue sin haberlos.

+++++

Tengo enorme curiosidad por ver cómo va a operar el vuelo Vallarta-Sta. Lucía. Tendrán que ofrecer tarifas escandalosamente bajas, por la nula conectividad del aeropuerto Felipe Ángeles. Transportarse de Sta. Lucía a CDMX es más caro que algunas tarifas de vuelo.

+++++

La Selección Mexicana de futbol logró su boleto para el Mundial de Qatar en el mes de noviembre. Hasta ahora, no se ve equipo. El último juego de la eliminatoria, que fue contra El Salvador, prescindió de los servicios de Héctor Herrera, Andrés Guardado y otros veteranos, y mejoró marginalmente su funcionamiento.

Si no se aplican, no será suficiente para calificar, en un grupo que contiene a Argentina, nuestro némesis de siempre, Polonia, otro equipo fuerte, y Arabia Saudita. Ya veremos.

¡Hasta el viernes, amigos de Vallarta y Bahía!

(*) Periodista, comunicador y líder de opinión con casi 50 años de experiencia profesional.

This div height required for enabling the sticky sidebar