Denuncian en Sayulita falta de agua potable en hoteles y casas desde hace una semana

Por Eugenio Ortiz Carreño/Bahía de Banderas

El pueblo de Sayulita registra fallas en el abastecimiento de agua potable desde la semana pasada y se teme que esto pudiera ser a causa de algún revanchismo que de esta manera “castiga” a los pobladores en el municipio de Bahía de Banderas.

Entre los quejosos se encuentran destacados y conocidos restauranteros, como el famoso “Costeño”, localizado en pleno centro y frente a la playa de Sayulita, quien invitó a los demás afectados a protestar por la falta de agua, ya que desde hace una semana no les llega “ni una gota”.

Sin embargo vecinos mejor informados de la situación comentan que la causa de estas fallas en el servicio se deben a que la Comisión Federal de Electricidad no tiene el voltaje requerido por la bomba de Oromapas, que bombea el agua a todo el pueblo.

La razón técnica es que no hay instalación de energía trifásica para los equipos y es la razón por lo cual no funcionan.

La bomba se autoprotege (en este caso apagándose) y por ello se ha solicitado a la CFE que resuelva lo antes posible, porque ya tenemos una semana con ese problema.

HAY VARIAS VERSIONES

Sin embargo, otros vecinos cuestionan de cómo el servicio no registró fallas antes de que se diera el cambio de administración y la CFE mantuvo el abasto de energía eléctrica suficiente, que alcanzó incluso para llenar las albercas de varios de los hoteles del pueblo.

Para otros vecinos, esa es justamente la causa de los problemas en el servicio: las albercas en las que se provoca un gran desperdicio de agua. La realidad es que hoy supuestamente debido a la falta de energía trifásica, las bombas se apagan y se provoca un “tandeo” en el servicio de agua.

El problema es preocupante para los residentes, ya que si eso ocurre en estos días, cuando hay agua en grandes cantidades por los arroyos y ríos que bajan de la montaña, qué va a pasar en el siguiente periodo de estiaje.

Otros vecinos advierten que la problemática puede ser más grave, debido al crecimiento demográfico de Sayulita, donde hoy abundan viviendas y edificios condominiales y las casas más sencillas se han convertido en viviendas de renta para turistas extranjeros.