Por Rodrigo López Becerril/Bahía de Banderas

Construir la cultura organizacional debería ser una prioridad para todas las empresas en América Latina. Los hábitos, las rutinas y los rituales -los aspectos que verdaderamente construyen dicha cultura- son un elemento transversal que puede llevar a los líderes a impactar a la organización de forma positiva, fortalecer la marca empleadora y afrontar los desafíos que se les presentan a las áreas de talento humano en este 2022.

 “Pensar hoy en día en la cultura organizacional solamente desde el área de recursos humanos es un grave error. La cultura viene dada desde las cabezas de la empresa y es el área de talento humano junto con esos líderes quienes deben ser responsables de llevar su implementación en la organización”, dice Santiago Morales, director de Marketing en Talentu, plataforma de talento que viene revolucionando la forma de reclutar y resolver los problemas de retención de las organizaciones.

Para Talentu, el buen talento siempre ha sido escaso, pero en los últimos años existe una competencia muy fuerte por reclutarlo. En ese sentido, las habilidades de liderazgo, resiliencia y adaptabilidad son claves para brillar en lugares donde otros no lo hacen, y el conocimiento en desarrollo de software es la joya de la corona en el talento que requieren hoy las empresas. 

“Si usted es reclutador, debe estar pensando seriamente en qué está haciendo por su marca empleadora”, agrega Morales, apuntando a las acciones que las empresas realizan para hacerse atractivas ante los profesionales y que comienzan desde la propia cultura.

INVERTIR EN EL PERSONAL

Ahora bien, pretender encontrar un profesional con todo lo que un determinado puesto de trabajo requiere es una tarea imposible.

Por eso, las empresas deben ser conscientes de dónde intervenir para desarrollar las habilidades y el conocimiento necesario que lleven al profesional y a la propia empresa al éxito. Así, el desarrollo profesional constante también puede incentivarse desde la cultura organizacional.

“Muy pocos están preparados para enfrentar los retos del mundo laboral… Algunos tienen más conocimientos y otros tienen más habilidades, pero la experiencia solo se da a la hora de trabajar. Por lo tanto, las empresas tienen que entender qué hay en el mercado y cómo ayudar a esos futuros colaboradores a desarrollarlos”, explica Morales.

Y es que el talento es la base del éxito de las empresas. Pero si se quieren lograr los rendimientos soñados, no solo se debe invertir en buenos salarios sino también en la tecnología y su adopción cultural para facilitarle al equipo de recursos humanos encontrar, seleccionar, reclutar, entrenar y medir el mejor talento para la organización. 

“Después de dos años de pandemia, todas las áreas de las empresas han asumido algunas herramientas tecnológicas necesarias. Pero ¿qué pasó con las áreas de RR. HH.? Muchos aún piensan que una bolsa de empleo es toda la tecnología que se necesita, pero esto dista mucho de la realidad”, agrega el director de Marketing de Talentu.

This div height required for enabling the sticky sidebar