Por Miguel Ángel Ocaña Reyes/Puerto Vallarta

Este viernes, en punto de las 19:00 horas, el profesor Juan Manuel Gómez Encarnación, cronista de la ciudad, escritor y cuentista presenta en el patio central del Palacio Municipal de Puerto Vallarta su primera novela larga, obra que le llevó 20 años, aunque la semilla germinó hace más de 63 años.

No obstante su larga trayectoria como escritor, el profesor Juan Manuel Gómez Encarnación se nota emocionado por presentar este trabajo histórico, que considera uno de sus más satisfactorios trabajos realizados.

En entrevista comparte el proceso de creación, así como parte de la estructura de la novela para invitar al público a asistir a la presentación y conocer de propia voz esta obra.

¿Cómo nace esta novela El Círculo y la Espira?

Quiero remontarme a los orígenes de la idea, cuando yo era niño, alumno de tercer grado de primaria, mi maestro que se llamaba Francisco Javier Montes Damián nos relató la Conquista de México, y yo quedé muy impresionado desde entonces, te estoy hablando de 1958, y esa impresión me duró por mucho tiempo. Me impresionó mucho que un grupo de extranjeros llegaran al corazón de México Tenochtitlán, y hayan secuestrado prácticamente al Gobernante, al Gran Tlatoani, al Emperador Moctezuma, que lo hayan tomado como rehén, y luego después fueron expulsados, pero después regresan a la ciudad y destruyen el imperio. El maestro nos hablaba de la Gran Tenochtitlán, esa hermosa ciudad con canales como calles, donde se transportaban a través de canoas…

Y que estaba muy adelantada a su tiempo en relación con los españoles…

Exactamente, muchos españoles que habían conocido algunas ciudades por las guerras, ciudades italianas sobre todo, la comparaban con algunas ciudades italianas, entonces me quedó esa impresión y no me abandonó por muchos años, y cuando yo me convierto en un lector acérrimo, y cuando ya decido escribir, yo dije, yo voy a escribir algo sobre esta impresión que me quedó, y de ahí nace esta novela, que es una novela de corte histórico, es una pequeña historia que se sube a la gran historia de México, a la historia patria, como un pretexto para desarrollar una serie de personajes, lo que pudo haber acontecido acá entre la gente común y corriente, de ese acontecimiento…

¿Relatas desde la visión de los vencidos?

Esta novela camina en dos rieles, como un ferrocarril, en dos vertientes, la vertiente española, y la vertiente indígena, en la vertiente española, el protagonista Gonzalo de Mérida, un joven de 17 años que tiene que salir huyendo de la Sevilla de 1517 en un entorno feudal, tiene que salir huyendo por un lío de faldar porque lo va a matar su suegro, sale a las Indias occidentales, y en la isla de Cuba se encuentra con Pedro de Alvarado, y ahí se enrola en el ejército de Hernán Cortés en la aventura hacia la Conquista de México. Eso es por un lado, cómo él va viendo los acontecimientos desde su muy particular manera de ver el mundo, su cosmogonía, su religiosidad, la picaresca de los soldados, etcétera.

Por otro lado, en el otro carril, la visión de un niño Mexica hijo de un comandante de un destacamento militar en Cholula, Puebla, que va también, sufriendo como todo el pueblo mexica, como todos la angustia de una novedad, de gente que llega y que no saben de qué se trata, entonces él va viendo también a través de su cosmovisión, a través de su pensamiento mágico va interpretando los hechos, y aquí se conjugan religión, poesía, cosmogonía, filosofía de los antiguos mexicanos…

Integras la visión de los vencidos y de los vencedores…

Exactamente, son capítulos que se van alternando, por ejemplo el primer capítulo nos habla de este  muchacho que sale huyendo de Sevilla, de este soldado español. En el segundo capítulo, la voz de este niño mexica que va narrando desde cuando se da cuenta que vienen ellos, entonces se van alternando los capítulos, los nones con la visión española, y los pares con la visión indígena, algo que al final confluyen las dos visiones, casi al final de la novela, en los últimos capítulos…

¿Cuáles son los escenarios de la historia?

La historia de desarrolla en parte de Sevilla, en el primer capítulo, y el carril indígena, parte desde Cholula, desde una ceremonia en la gran pirámide de Cholula que sirve como pretexto para el relato de este niño que empieza diciendo, cuando supo de estos extraños que venían, porque él estaba siendo presentado, como todos los niños de esa época, presentado al Dios Quetzalcóatl frente a la pirámide de Cholula, entonces su padre que lo llevó es interceptado por otro amigo y por un guerrero de Moctezuma, y le empieza a platicar lo que acaban de ver en las costas del Golfo de México, y ahí el niño empieza a narrar todas estas cosas.

¿Cuánto tiempo te llevó escribir esta novela?

Esta novela permaneció latente como una semilla desde que tenía nueve años, pero la empecé a escribir en el dos mil… veinte años, para meterme en los personajes tuve que releer El Quijote, El Lazarillo de Tormes, La Celestina, El Cantar del Mio Cid, cantares españoles, un poco García Lorca para meterme en ese espíritu español, y más de la época.

Y por otro lado tuve que leer la historia de La Conquista, leí a Bernal Díaz del Castillo, a Hugh  Thomas y su libro La Conquista de México, un libro extraordinario que analiza y ve los hechos, de relacionarlos y describirlos, bueno, pues esto, los poemas del mundo prehispánico y precolombino, la filosofía, la religión, tuvo que meterme a fondo, porque mi primer novela más que histórica, es de personajes, donde hay muchas cosas oscuras, hay muchas lagunas en el conocimiento, no puedes decir cómo pensaban en aquel tiempo las personas, pues intuir, pero cuando tú te metes a un personaje, haz de cuenta que es como una posesión, te poseen esos espíritus, y ya con esos antecedentes, con esas lecturas, te metes y los vas siguiendo, y no puedes modificarlos, ellos te van diciendo cómo hablan, cómo dicen, cómo hacen, entonces yo creo que es una novela de personajes.

Estos dos protagonistas, por el lado de la vena española es Gonzalo de Mérida, y por el lado de la vena prehispánica, el niño Xicote…

¿A quién elegiste para  presentar el libro?

Esto es muy interesante, los comentadores de esta obra, son la licenciada en historia Martha Dau Villafaña, también empresaria hotelera, la periodista Karina Macías, amiga mía, el licenciado Francisco Quezada Hernández, y el doctor Edmundo Andrade Romo, catedrático del Centro Universitario de la Costa, en ellos estoy confié el análisis de esta obra, y creo que no me equivoqué.

¿Por qué elegiste una portada en la que una espada atraviesa un cráneo?

La espada, si tú ves de alguna manera su empuñadura parece una cruz, entonces los españoles no nada más nos trajeron la espada, sino la cruz, y significó la imposición de una religión violentamente, a eso se refiere.

This div height required for enabling the sticky sidebar