OPINIÓN

Por Betsabé Figueroa Acosta (*)

Con el arribo al poder del partido que prometía ser la esperanza de México en el 2019, el partido Morena, se ha venido disminuyendo el presupuesto para todos los estados.

En el año 2020 en el palacio legislativo la bancada morenista aprobó 108 mil 521 mdp menos con respecto a la del 2019, y así sucesivamente año tras año el gobierno de AMLO destina los recursos del pueblo a sus deseos y caprichos.

El gobierno de AMLO ha eliminado más de 109 fondos públicos especiales que servían algunos de ellos para mejorar los servicios urbanos y brindar atención urgente a los damnificados por desastres naturales y de protección a la salud que era la base financiera del seguro popular.

Cualquier individuo que sepa que 1+1 es igual a 2, puede percibir, identificar el desorden, el desaseo, el engaño del cual el pueblo pobre de México, los 30 millones de mexicanos fueron objeto del más cruel y vil engaño del partido en turno. El pueblo de a pie puede darse cuenta de que se comió la manzana envenenada y que ha tenido que pagar un alto precio por su error y para muestra la cantidad de muertos por la desatención a la pandemia conocida como SARS- COV2, la desaparición del seguro popular, el programa escuelas de tiempo completo, el programa ramo 23 que proporcionaba obras y servicios a las comunidades, programas de apoyo para el campo entre tantos.

Es necesario para este momento mencionar la desaparición caprichuda, amañada del FONDEN que destinaba recursos para la rápida ejecución en siniestros naturales como el que acaba de ocurrir en guerrero.

Los pobres de Guerrero, los trabajadores, jornaleros, las empleadas domésticas, los vendedores ambulantes, entre otros, lo perdieron todo y todo es todo, algunos no solo las cosas materiales, sino hasta familiares;  vemos en los medios de comunicación digitales el desastre, la desesperación, enojo e indignación de los pobladores de Acapulco donde el desastre fue más grave, falta agua, faltan alimentos, medicinas, combustible, maquinaria para abrirse paso, hay muertos bajo los escombros y los pobres de Guerrero sufren solos su pena.

Una vez más la clase trabajadora que se concentra en Guerrero se tiene beber el trago amargo de reconocer que pasó de la esperanza a la decepción con el partido que él mismo llevó al poder. 

Por otro lado, la administración morenista que encabeza Andrés Manuel López Obrador promete que de los 280 mil 320 millones de pesos que se estiman los daños, les apoyará con 61 mil millones de pesos (el 21.7%) a un municipio considerado como de los más pobres del país y que además sufre un siniestro natural. La actitud de la bancada morenista en la asignación del PEF 2024 frente a la tragedia de los pobres de Guerrero  y del gobierno morenista de la 4T nos muestra una vez más que su administración federal es incapaz, inepta e insensible que solo pretende imponerse para que el único que gane y maneje los recursos suficientes para sus proyectos políticos sean ellos, no les importa la gente, no les importa el difícil momento que atraviesan las familias pobres de Guerrero, ahorita y siempre la prioridad son ellos y el manejo a modo de los recursos para satisfacer su ambición de poder.

En el discurso demagógico del presidente, Morena es la esperanza de México, pero en los hechos que son los que la gente vive en carne propia, la 4T roba, miente y traiciona a los pobres de México.

(*) Integrante del Comité Estatal del Movimiento Antorchista en Jalisco.

This div height required for enabling the sticky sidebar